Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México cambiará su ley de competencia económica para evitar los monopolios

La propuesta que contempla eliminar las barreras de competencia y regular los insumos esenciales levanta críticas

El Gobierno de México ha entregado al Congreso su propuesta para modificar la Ley Federal de Competencia Económica que busca reducir las actividades monopólicas por parte de las empresas en el país. La propuesta contempla un nuevo orden para eliminar las actividades que no propicien la competencia y añade la vigilancia a los insumos esenciales para evitar los monopolios. México ha destacado en el mundo por la falta de competitividad en sus mercados, en el reporte del Foro Económico Mundial sobre competitividad global 2013, el país se situó en el lugar 114 de 148 y según la Secretaría de Economía, los mexicanos pagan precios 40% más altos en algunos mercados que tienen problemas de competencia.

Los cambios a la ley podrían ser aprobados a finales de este mismo mes, sin embargo, algunos puntos relacionados con el alcance de lo que sería considerado una actividad monopólica han desatado un debate en torno a los efectos que la reforma tendrá en la economía mexicana. La nueva ley prohibiría “las barreras que disminuyen, dañan o impide libre competencia en la producción, procesamiento, distribución o comercialización de bienes o servicios”, pero la iniciativa no define específicamente cuáles podrían ser estas barreras y deja este criterio en manos de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que estará encargada de vigilar el cumplimiento de la ley.

Además, la propuesta incluye observaciones especiales hacia los insumos esenciales, aquellos que por su dificultad de conseguir pueden generar un ambiente propicio para los monopolios. Entre ellas están las redes eléctricas, los puertos marítimos y aéreos, las vías de comunicación, y algunos negocios relacionados con la industria petrolera. Sin embrago, el carácter de esencial sólo se puede determinar si en un mercado las empresas pueden tenerlo para competir o no.

La presidenta de la Cofece, Alejandra Palacios, ha explicado a los legisladores que estudian el tema que los cambios a la ley tienen los suficientes contrapesos para que tanto el Gobierno mexicano como las empresas puedan evitar los monopolios sin dañar las inversiones de los empresarios y obteniendo más competencia y mejores precios –hasta un 30% menores-- en el mercado mexicano. "La iniciativa establece clarísimos procedimientos en términos de cada una de las etapas, los tiempos, las facultades de investigación, los requisitos que deben de cumplir las partes y están protegidos los medios de defensa de los empresarios y de cualquier persona a la cual la Comisión le inicie un proceso de investigación", dijo tras la presentación de la propuesta en febrero.

La administración del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha insistido en que la reforma de esta ley representará bienes y servicios más baratos en el país. Rocío Ruiz Chávez, subsecretaria de Competencia y Normatividad de la Secretaría de Economía, explicó en un foro sobre el tema en la Cámara de Diputados que los consumidores en México ya no tendrán que vivir en un dilema de “prescindir de algo o pagar de más por él”. Ruiz ha dicho a los legisladores que tanto la eliminación de barreras de entrada al mercado y la definición de insumos esenciales contribuirá a acotar la expansión de monopolios en el país.

Las voces que insisten en que los cambios a la ley deben ser más específicos abundan entre la sociedad civil y los economistas. Carlos Martínez, investigador de la Central Ciudadano y Consumidor, reconoce que ambas figuras dentro de la ley son necesarias pero que los legisladores aún pueden mejorar los cambios a la ley y dar mayor certeza a los empresarios e inversores. “La iniciativa es ambigua y da discrecionalidad a la Comisión en un momento donde el país abre mercados donde abundan los insumos esenciales (energía y telecomunicaciones)”, explica. Martínez señala que la reforma le entrega a la Cofece tareas de vigilancia para evitar los monopolios y que una de ellas será hacer investigaciones de mercado para determinar si una empresa incurre en prácticas monopólicas.

Los cambios a la Ley Federal de Competencia Económica han levantado críticas entre los empresarios mexicanos y algunos centros de investigación en Europa y Estados Unidos. Según la organización Washington Legal Foundation, la reforma podría tener un importante impacto en las inversiones y compañías estadounidenses que operan en México al considerar un amplio espectro de actividades consideradas como barreas. “La ley puede detener a las firmas de mantener una intensa competencia y de hacer inversiones en nuevos productos, lo que lastimará a los consumidores mexicanos”, señala la organización en un estudio sobre la reforma.