Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México licita por primera vez en su historia dos nuevas cadenas de televisión

El regulador de telecomunicaciones publica la convocatoria en el Diario Oficial de la Federación

Notificará a América Móvil, de Carlos Slim, y a Grupo Televisa si son agentes preponderantes

El mexicano medio ve canales de televisión de Televisa y tiene una línea de telefonía celular Telcel. Esquivar a las dos grandes empresas de telecomunicaciones del país es casi un acto de fe. Al menos así era hasta ahora. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) ha dado el primer paso para abrir el sector a la competencia. El organismo ha publicado este viernes en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria para la licitación de por lo menos dos nuevas cadenas de televisión con cobertura nacional.

"Por primera vez en la historia del país se podrá realizar un proceso de licitación para asignar nuevas concesiones de frecuencias de televisión abierta, con lo cual se persigue lograr una mayor competencia en este mercado", ha dicho el organismo en un comunicado. El espectro televisivo en abierto está controlado en la actualidad por Televisa (un 70% del mercado) y por TV Azteca (el 30% restante).

El comunicado también informa de que el pleno del organismo ha tomado otra crucial decisión respecto a los dos gigantes de las telecomunicaciones mexicanas: Grupo Televisa y América Móvil. El Ifetel ha decidido ya si considera a los dos imperios como "agentes económicos preponderantes", es decir, que controlan más de 50% de su mercado o que por su peso imponen sus propias condiciones limitando a los demás jugadores. Si es así, serán sometidos a una serie de medidas con la intención de abrir el sector de la radiodifusión y la telefonía a la competencia. El Ifetel ya ha procedido a informar a esas empresas sobre su resolución, y los detalles de la misma se darán a conocer cuando las entidades hayan sido debidamente notificadas.

“Se aprobaron las resoluciones a los procedimientos iniciados para la determinación de los agentes económicos preponderantes en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión y la imposición de medidas para evitar que se afecte la competencia y la libre concurrencia, así como las medidas para la desagregación efectiva de la red local del agente preponderante en telecomunicaciones”, explica el comunicado.

En cuanto a la licitación de las dos cadenas de televisión, el Ifetel dará a conocer las bases antes del domingo. La industria está pendiente de saber a cuánto ascenderá el monto que pedirá el Gobierno a los interesados. También será relevante conocer de qué forma se obligará a las empresas ya existentes a facilitar su infraestructura de transmisión a los nuevos jugadores. En la convocatoria publicada este viernes, se explica que todas las empresas que participen en el concurso tendrán que contar con el visto bueno del Instituto en materia de competencia económica y que la concesión de las cadenas será de 20 años. El formato de solicitud se deberá enviar al regulador entre el 16 y 17 de junio.

Grupo Televisa es la mayor televisión abierta mexicana con casi el 70% del mercado y concentra cuatro de las principales empresas de televisión de pago, lo que representa casi el 60% del total. Es el mayor grupo de medios de comunicación de habla hispana. Con América móvil pasa más o menos lo mismo, su empresa Telmex, de telefonía fija e Internet, controla el 84% del mercado, y Telcel, de telefonía móvil, suma más de 70 millones de clientes, un 70% del total. Se trata además de la mayor empresa de telefonía celular de América Latina.

El ciudadano de México ve, oye y habla a través de dos únicas firmas empresariales, propiedad de dos mexicanos con un hueco en la lista Forbes de los hombres más ricos del planeta. Carlos Slim, dueño de América Móvil y hasta este año el hombre más rico del mundo, está en el segundo puesto con una fortuna de 72.000 millones de dólares. Emilio Azcárraga Jean, propietario de Grupo Televisa, ocupa el número 663 de la lista con 2.600 millones de dólares.

Los fallos recurrentes del servicio de telefonía de Telcel son objetivo de las más duras críticas, pero la empresa no ha dejado de ganar nuevos clientes. Solo en 2013 obtuvo casi cinco millones de nuevas líneas. Los usuarios alegan que la cobertura de Telcel es mayor que la de otras compañías como Movistar (de Grupo telefónica y con el 19% del mercado) y Iusacell (propiedad a su vez de Televisa y Grupo Salinas y con un 7%).

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, al que el sector crítico bautizó durante su campaña electoral como el "candidato de Televisa" por el supuesto apoyo brindado por la televisora, promovió el año pasado la aprobación de una reforma de las Telecomunicaciones con el fin de acabar con los monopolios y aumentar la competitividad. La ley, que incluyó una reforma constitucional, fue aprobada en junio de 2013 y contó con el apoyo de los principales partidos de la oposición, PAN (derechas) y PRD (izquierdas). Sin embargo, el desarrollo de la histórica reforma que podría cambiar el panorama de las comunicaciones ha ido más lento de lo esperado. Las necesarias leyes secundarias, de las que depende el alcance real de la reforma, siguen atascadas pese a que se tenían que haber aprobado antes del 9 de diciembre.

La primera consecuencia de la ley ha llegado finalmente de parte de Ifetel, el órgano oficial autónomo que se creó en 2013 con el objetivo de dar y revocar concesiones así como de sancionar prácticas de monopolios. Tanto Televisa como América Móvil podrán ampararse ante las decisiones de organismo, pero el trámite judicial no dejará en un limbo las medidas, como sucedía hasta antes de la actual ley, que serán de aplicación inmediata.

La batalla de las empresas por mantener su poder no ha hecho más que empezar. El primer golpe lo sufrieron Televisa y TV Azteca, que cobraban hasta ahora a los grupos de cable privados por la utilización de sus programas de señales abiertas, lo que según la nueva reforma estaría prohibido. Dish México, la segunda firma de televisión privada por satélite, comenzó a utilizar esos canales para sus retransmisiones sin pagar a finales del año pasado y, pese a las quejas de los grandes grupos, el Instituto Federal de Telecomunicaciones le ha dado la razón. La polémica se vuelve mas compleja porque según información de varios medios, entre ellos CNN Expansión, se ha revelado la existencia de un acuerdo de compra-venta entre la firma Telmex, de Slim, y Dish, lo que para algunos significa que la empresa de televisión por cable ya obedece de facto a los intereses del magnate mexicano. Portavoces de la empresa de Slim han negado categóricamente que tal cosa sea cierta.

Todo eso está a punto de cambiar a partir de este viernes.

Más información