Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco malo ficha a Echegoyen tras las advertencias del FMI

El ex de Barclays debe pilotar el plan para que la entidad traspase unos 50.000 millones en activos del ladrillo en 15 años

En 2012 el Gobierno creó un banco malo para gestionar y vender 50.000 millones en activos tóxicos y préstamos morosos inmobiliarios de la banca con ayudas públicas. La entidad, denominada Sareb, anunció hoy “una reorientación estratégica” y el fichaje de Jaime Echegoyen como consejero delegado.

Hasta hace unas semanas este directivo era el primer ejecutivo de Barclays Ibérica y antes fue primer responsable de Bankinter. La presidenta de la Sareb, Belén Romana, ha propuesto el nombramiento de Echegoyen tras el cese a finales de enero del director general, Walter de Luna por diferencias en la manera de gestionar la empresa.

Con la elección de Echegoyen el banco malo apuesta por un perfil de banquero comercial puro, frente a otro más inmobiliario como era el de Walter de Luna, que fue el máximo responsable de ING Real Estate en España y Portugal. En favor del nuevo consejero delegado, algunas fuentes recuerdan que una gran parte de la gestión de la Sareb es la liquidación de préstamos, algo habitual para un banquero.

La tarea de Echegoyen no será fácil, como ha puesto de manifiesto el informe del FMI de la semana pasada. El organismo internacional realizó severas advertencias a la Sareb, de la que dijo que ha cerrado el ejercicio 2013 en pérdidas, aunque todavía no ha publicado sus cifras. El FMI considera que la entidad dirigida por Romana ha vendido más propiedades de las previstas pero a precios más bajos, por lo que la rentabilidad había bajado sobre los planes previstos.

Nuevas estrategias

Ante esta situación, le reclamó nuevos planes para la liquidación de activos con el fin de elevar la liquidez y la rentabilidad. También le pidió flexibilidad para ajustarse a “cambiantes condiciones” del mercado. Todo esto es lo que tiene Echegoyen sobre su mesa. Licenciado en Derecho, dimitió de su cargo en Barclays por sorpresa cuando iba a iniciar la transformación de esta entidad.

El banco malo (participado en un 45% por el Estado y en el resto por la banca privada) anunció la creación de cinco áreas que suponen cambios de los responsabilidades actuales: la dirección comercial la llevará Juan Barba; la de recuperaciones, Enrique Saiz (procedente de Banesto); la de patrimonio, Olga Guitian; la de estrategia, Iker Beraza y la de recursos corporativos, Alfredo Guitart.