Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘Diadema’ para olvidar el naufragio

Costa Cruceros lanza su nuevo buque insignia mientras recupera su negocio

Vista de la cervecera 'La Fiamma' en el nuevo 'Costa Diadema'.
Vista de la cervecera 'La Fiamma' en el nuevo 'Costa Diadema'.

Suenan los acordes del Inno di Mameli, el himno nacional italiano, mientras una botella de espumoso choca contra el casco de un gigante. En Marghera (Italia), en la orilla continental frente a Venecia, el Costa Diadema, el nuevo buque insignia de Costa Cruceros, toca el agua por primera vez.

Todo un “hito” para la compañía, que con la inversión de 550 millones de euros en este barco —será el más grande de su flota— demuestra “que mira hacia adelante”, según su consejero delegado, el alemán Michael Thamm. Sobre todo tras dos años complicados después de que uno de sus buques, el Costa Concordia, naufragara en enero de 2012 frente a la isla de Giglio, en la costa italiana, dejando más de 30 muertos y una gran polémica sobre su seguridad. “Lógicamente, la marca se vio afectada, pero esto muestra que no nos hemos paralizado”, destaca Thamm.

El technical launch del Diadema, con capacidad para cerca de 5.000 pasajeros, también es importante para Fincantieri, los astilleros italianos que lo han construido, y para Marghera. El crucero, que será entregado en octubre de 2014 y cubrirá inicialmente una ruta por el Mediterráneo, ha empleado a 1.000 trabajadores de los astilleros y ha dado trabajo indirecto a otras 2.500 personas. Desde 2000, Costa ha encargado 10 barcos a Fincantieri.

Así que, de alguna manera, el naufragio del Concordia no solo afectaba a Costa, sino también a la industria naval italiana. Fue un duro golpe en un momento de crisis económica generalizada en el que, sin embargo, el sector de los cruceros ha seguido creciendo. Se estima que el negocio aumentará un 4,5% este año respecto a 2012, para mover unos 26.500 millones de euros en todo el mundo. El número de pasajeros se cifra para finales de 2013 en 20,9 millones en el mundo, un 3,3% más.

Y Costa, integrada en el grupo Carnival, agrupa a su vez a Aida e Iberocruceros. Entre las tres, con 27 barcos, mueven un 13,4% de esos pasajeros. Su negocio principal es Europa, aunque cada vez tienen más presencia en el Caribe y América, y está abriéndose a mercados como Oriente Próximo o el Pacífico. El consejero delegado insiste en ser flexible. “Cuando un mercado, como ahora España, sufre, dedicamos capacidad a otros”.

En la compañía repiten que abrirse a nuevas rutas y las capacidades del nuevo buque pueden ayudar a ello. En una fría mañana de otoño, ante la imponente silueta del Diadema, Thamm se enorgullece de que la firma llena sus cruceros de nuevo y vuelve a subir los precios. Según dice, Costa “ha vuelto”.