Las viejas rencillas salen a flote

Los duros ataques a Solbes por parte de Sebastián y Taguas tienen su origen en el enfrentamiento que mantuvieron durante su etapa en el poder

Pedro Solbes, exvicepresidente del Gobierno y David Taguas, exjefe de la Oficina Económica del Gobierno, en el año 2007.
Pedro Solbes, exvicepresidente del Gobierno y David Taguas, exjefe de la Oficina Económica del Gobierno, en el año 2007.GORKA LEJARCEGI

Que las relaciones entre el ministro de Economía, Pedro Solbes, y el primer jefe de la Oficina Económica de La Moncloa, Miguel Sebastián (luego ministro de Industria), nunca fueron buenas era un secreto a voces. Su enfrentamiento, sin embargo, se mantuvo siempre relativamente soterrado. Sin embargo, ha bastado que Solbes reconociera en sus memorias (Recuerdos) algunos de los desencuentros con Sebastián y con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que las viejas rencillas hayan salido a flote, con ataques personales incluidos. A la polémica se ha sumado David Taguas, sucesor de Sebastián en la Oficina Económica, a través de su perfil en Twitter, desde donde ha publicado decenas de mensajes contra Solbes.

Ajuste de cuentas a tres bandas

  • Pedro Solbes, en su libro: "Los desajustes de aquellos primeros meses alcanzaron también a las relaciones entre la vicepresidencia económica y la Oficina Económica del Presidente. Mucho se ha elucubrado sobre mi relación con Miguel Sebastián, que nunca fue tan buena como debió haber sido ni tan mala como se dijo".
  • "Las disonancias no tardaron en aparecer. (...) La dualidad en las responsabilidades en política económica siempre me pareció un error. Me preocupaba especialmente el riesgo de extralimitación en las funciones de la Oficina que se convirtió en una especie de Ministerio de Economía en la sombra".
  • "Al presidente le llegaban distintas opiniones sobre la situación y con frecuencia las visiones alternativas a la del ministro de Economía y Hacienda pesaban más en las decisiones de Zapatero".
  • Miguel Sebastián, en Antena 3: "Solbes ha sido vicepresidente y es consejero de Enel y de Barclays, no sé muy bien de qué se queja".
  • "Pretender que esa persona, que esas dos personas [Solbes y Rato, los dos vicepresidentes económicos entre 1996 y 2009] no tienen ninguna responsabilidad sobre la situación económica del país no tiene ningún sentido".
  • David Taguas, en Twitter: "¡Entre 1993 y 2009 Solbes colocó más gente que el Inem!".
  • "Es una vergüenza que nadie del PSOE haya defendido al presidente frente a los ataques de Solbes".
  • "[Miguel Sebastián y yo] somos leales a España, a nuestros principios, al presidente Zapatero y a la verdad".

En su libro, Solbes señala que le ofrecieron la vicepresidencia económica “bien sea porque Miguel Sebastián no se vio con ánimo de asumir la responsabilidad del Ministerio de Economía y Hacienda, bien porque voces del mundo empresarial y financiero aconsejaron a Zapatero que buscara a alguien de más experiencia para esa cartera”.

Taguas, muy cercano a Sebastián, lo deja más claro: “Es bien conocido que Zapatero eligió a Sebastián como Ministro de Economía de su primer gobierno. Miguel no quiso por motivos personales. Zapatero lo aceptó, yo también y el aparato aprovechó para colocar a Solbes de ministro. Así podrían hacer su juego y situar a su gente. El gran error fue que Miguel Sebastián no aceptara. Fue el origen de todos los problemas posteriores, del inmovilismo ante los cambios. Todo habría sido muy distinto. Se habría frenado el crédito, habría una fiscalidad moderna, se habría dado un salto institucional”.

Sobre lo que provocó el enfrentamiento entre Solbes y Sebastián, hay diferentes versiones. “Se especuló mucho en su momento sobre si las diferencias eran consecuencia de mi limitado interés en poner en marcha la reforma fiscal inspirada por Miguel Sebastián que había prometido el PSOE durante la campaña electoral, pero nunca valoré mucho esa interpretación”, dice Solbes en su libro, donde señala que le preocupaba especialmente “el riesgo de extralimitación en las funciones de la Oficina que se convirtió en una especie de Ministerio de Economía en la sombra”. Taguas, en cambio, concede una gran importancia a esa cuestión: “Dos graves errores de Solbes en 2006. Primero, cargarse la reforma fiscal de la Oficina Económica de presidencia y, en particular, mantener las desgravaciones a vivienda. Segundo, después de nombrar a MAFO [Miguel Ángel Fernández Ordóñez] en el BE [Banco de España], no frenar el crédito y la financiación en mercado mayorista de las cajas”.

Pero lo que parece haber encendido el debate es una suerte de reparto de las culpas de la crisis, o del mal manejo de la política económica durante la crisis. La tesis que Solbes viene a defender en su libro es que Zapatero no hizo caso a sus consejos y se dejó influenciar negativamente por Miguel Sebastián y otros ministros. “Al presidente le llegaban distintas opiniones sobre la situación y con frecuencia las visiones alternativas a la del ministro de Economía y Hacienda pesaban más en las decisiones de Zapatero”.

A eso contestó Sebastián en Antena 3 el lunes, al recordar que Solbes y Rodrigo Rato habían sido los dos únicos vicepresidentes económicos entre 1994 y 2009. “Pretender que esa persona, que esas dos personas, no tienen ninguna responsabilidad sobre la situación económica del país no tiene ningún sentido”, dijo. Y llevó la polémica al terreno personal al decir: “Solbes ha sido vicepresidente y es consejero de Enel y de Barclays, no sé muy bien de qué se queja”. Taguas fue aún más allá: “¡Entre 1993 y 2009 Solbes colocó más gente que el INEM!” También le acusó de deslealtad con Zapatero.

Pese al revuelo organizado y a que Taguas ha seguido escribiendo mensajes en Twitter, ninguno de los tres ha querido hacer declaraciones a EL PAÍS.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50