Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán ante el juez: “No hay delito fiscal ni lo ha habido nunca”

El expresidente de la CEOE comparece en el juicio acusado de fraude fiscal por 99 millones

Díaz Ferrán, este miércoles en la Audiencia Nacional.
Díaz Ferrán, este miércoles en la Audiencia Nacional. Efe

El expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán ha negado este miércoles en la Audiencia Nacional haber cometido el delito fiscal del que se le acusa cuando compró Aerolíneas Argentinas a través de Air Comet y que nadie le comunicó “nunca” que debía pagar impuestos a Hacienda por esta operación. “No hay delito fiscal ni lo ha habido nunca”, defendió el empresario, que se encuentra en prisión provisional desde hace un año.

La fiscalía pide para él dos años y cuatro meses de prisión por haber defraudado supuestamente una cuota de 99 millones a la Hacienda pública después de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) vendiera la citada empresa a Air Comet por el precio simbólico de un dólar. “Si hubiéramos creído que había que pagar algo, le habríamos pedido a la SEPI que lo aportara, porque Hacienda y la SEPI son prácticamente lo mismo”, dijo Díaz Ferrán.

Los hechos se remontan a 2001, cuando la SEPI vendió a Air Comet el 99,2% de Interinvest, una mercantil domiciliada en Argentina que a su vez era propietaria del 92,1% del capital de Aerolíneas Argentinas. El precio de venta fue de un dólar, pero la SEPI se comprometió también a aportar a Interinvest hasta 300 millones de dólares que Air Comet debería destinar a satisfacer pagos a los acreedores de la sociedad adquirida.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el contrato de venta fue suscrito por Díaz Ferrán en nombre de Transportes de Cercanías; por su socio Gonzalo Pascual, ya fallecido, en representación de Segetur; por Antonio Mata, en nombre de Air Comet —actualmente en liquidación—, y por la SEPI. Air Comet, sin embargo, no usó el dinero para pagar a los acreedores, sino para subrogarse en su posición en el proceso de suspensión de pagos, lo que le permitió posteriormente recuperar el 40% de lo invertido gracias al convenio aprobado por Aerolíneas para saldar sus deudas.

Díaz Ferrán ha entrado esposado en la sala de vistas de la Audiencia Nacional después de ser trasladado desde la cárcel de Soto del Real (Madrid), donde ingresó por otra causa en la que se investiga el vaciamiento patrimonial del grupo turístico Marsans, informa Efe.

Antes de que diera comienzo el interrogatorio, el juez que preside la vista, José María Vázquez Honrubia, ha preguntado al exdueño de Marsans por su edad, profesión y situación penal, a lo que el acusado ha respondido que tiene 70 años, es empresario y actualmente está en prisión preventiva. “¿Por qué delitos?”, ha inquirido el magistrado, a lo que Díaz Ferrán, tras dudar unos momentos, ha contestado: “Ahora mismo no recuerdo”.

Pese a que en su día llegó a acumular un patrimonio de 88 millones de euros, el exdueño del grupo turístico solicitó en octubre al juzgado que tramitó el concurso de acreedores de Marsans que le asigne una cantidad mensual para productos alimenticios y de higiene personal “indispensables y necesarios para su supervivencia” y la de su esposa.

Además, recientemente ha reclamado al Colegio de Abogados de Madrid que le conceda el derecho a la justicia gratuita y al juzgado que paralice el recurso que interpuso ante la Audiencia Provincial de Madrid contra la sentencia que declaró culpable el concurso de Marsans para no tener así que pagar las tasas.