Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los beneficios empresariales espabilan

Las ganancias de las compañías del Ibex 35 repuntan un 13% hasta septiembre

El sector financiero tira de las cuentas gracias a las menores provisiones

Vista del panel de la Bolsa de Madrid
Vista del panel de la Bolsa de Madrid EFE

La Bolsa española sube un 19,3% en lo que va de año. El rebote se aceleró a finales de verano, cuando los inversores empezaron a descontar una mejoría de la economía española en 2014 y, por tanto, una recuperación de resultados de los grandes grupos cotizados tras dos años seguidos de fuertes caídas en los beneficios. La temporada de presentación de las cuentas del tercer trimestre está a punto de concluir —lo hará el próximo jueves, 15 de noviembre— y las cifras comunicadas por las empresas empiezan a justificar el cambio de humor de los mercados. Eso sí, la solidez de las ganancias corporativas todavía es endeble y no conviene echar las campanas al vuelo.

Entre enero y septiembre las compañías del Ibex 35 registraron unos beneficios conjuntos de 20.561 millones de euros, cantidad que supone un aumento del 12,9% respecto a las ganancias de 18.213 millones registradas en el mismo periodo del año anterior. Hay que tener en cuenta que seis grupos del selectivo (Acciona, ACS, Inditex, OHL, Sacyr y Técnicas Reunidas) todavía no han facilitado sus datos del tercer trimestre. En estos casos, para calcular el cómputo global del Ibex se han utilizado los resultados del primer semestre, aunque no es de prever grandes cambios en variación de los beneficios totales cuando presenten sus cifras hasta septiembre.

Los beneficios son la cara amable de los números societarios gracias, principalmente, a su favorable comparación con 2012, un ejercicio que estuvo plagado de números rojos debido al deterioro de los negocios y a los saneamientos acometidos por muchas compañías. El problema sigue estando en la parte alta de las cuentas de resultados. Las ventas siguen sin mejorar y son, en general, los ahorros de costes y puntuales resultados extraordinarios los que sostienen a las compañías. En concreto, la facturación de los grupos no financieros del Ibex hasta septiembre fue de 304.452 millones, un 3% menos que el año anterior. La debilidad del consumo doméstico sigue siendo un lastre para las ventas de las cotizadas y en los mercados internacionales, que fueron la tabla de salvación para muchas de ellas desde que estalló de la crisis, empiezan a surgir algunos nubarrones. Un primer escollo en el negocio exterior es la debilidad de las divisas latinoamericanas; un segundo foco de incertidumbre es la fortaleza del euro —el BCE ha rebajado tipos, entre otras cocas, para enfriar la divisa—, que traba las exportaciones.

El principal motor de los resultados está siendo el sector financiero. Los bancos que cotizan en el Ibex 35 ganaron hasta septiembre 7.414 millones, un 80% más. Es decir, solo seis entidades aportaron casi el 37% de todos los beneficios del índice. Solo el Popular registró caídas en sus ganancias. Las cuentas bancarias se benefician de las menores provisiones que han tenido que hacer este año en comparación con las abultadas dotaciones que acometieron en 2012 para sanear sus enladrillados balances, y a un rosario de apuntes extraordinarios productos de las políticas de desinversión. El problema para los bancos es que su negocio tradicional sigue sin mejorar: los márgenes empeoran y la morosidad aumenta.

El rebote de los resultados globales esconde una letra pequeña y es que hasta 13 grupos del Ibex han sufrido caídas en sus beneficios. Dos de las compañías con menores ganancias que hace un año son Endesa e Iberdrola, afectadas por el cambio regulatorio impulsado por el Gobierno en el sector eléctrico. El beneficio de Endesa cayó un 6,7% y el de Iberdrola un 3%. Otra compañía energética, Repsol, sufrió un retroceso del 28% en sus ganancias. La petrolera atribuye este empeoramiento a las interrupciones en la producción de crudo como consecuencia de la inestabilidad política en Libia y a los menores márgenes de refino.

El liderazgo dentro del Ibex en el capítulo de ventas corresponde a ArcelorMittal. La siderúrgica facturó por valor de 44.142 millones de euros hasta septiembre. Tras la empresa con sede en Luxemburgo se situó Repsol, cuyos ingresos ascendieron a 44.019 millones. El tercer puesto es para Telefónica cuya cifra de negocio fue de 42.019 millones. En el capítulo de beneficios el líder en los nueve primeros meses del año fue Banco Santander (3.310 millones), seguido por Telefónica y el BBVA. Hasta el momento solo dos compañías del Ibex encaran la recta final del ejercicio en números rojos: ArcelorMittal y FCC.