Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pacta con el PNV cambios en la Ley de Cajas

La ley que se debate este miércoles no pedirá reservas extra a las cajas que tengan menos del 50% de sus bancos

Este miércoles comienza el debate de las enmiendas de la Ley de Fundaciones Bancarias. La norma, que estudia el papel que tendrán las antiguas cajas de ahorros, se ha negociado con los partidos nacionalistas y el Gobierno. Este martes, el PNV alcanzó un principio de acuerdo con el PP por el que las fundaciones bancarias (solo dedicadas a la obra social) que tengan menos del 50% de las acciones de su banco filial, no tendrán que constituir un fondo de reserva. Este fondo es una dotación extraordinaria que mandó crear la troika, (Bruselas, el BCE y el FMI) a las antiguas cajas para que hicieran frente a posibles problemas de insolvencia y no se repita la crisis actual.

El debate estaba centrado en si el fondo de reserva quedaba en la fundación o en el banco. Los nacionalistas querían que estuviera controlado por el banco, pero la troika se negaba. El acuerdo apunta un camino intermedio: tras la aprobación de la ley, los bancos con alto ratio de solvencia no tendrán que crear un fondo de reserva. Sin embargo, tendrán que presentar un plan secreto de desinversiones (que necesita el aprobado del Banco de España) con el que bajará su participación en el banco por debajo del 50% del capital, según fuentes del PNV.

El supervisor podrá pedir información a la fundación sobre la marcha del plan y si no está conforme, con lo que deberán crear un fondo de reserva.

La posibilidad de que una misma persona pueda presidir, al mismo tiempo, la fundación bancaria y el banco, se ha dejado para un debate futuro. También se aprobarán enmiendas por las que las fundaciones bancarias quedarán reguladas por los Gobiernos autonómicos, mientras que los bancos estarán controlados por el Banco de España.