Se vende Kaláshnikov

La corporación estatal rusa Rostekhnadzor traspasará el 49% del fabricante del fusil AK-47 Un grupo de inversores privados pagará cerca de 30 millones de euros

Putin sujeta un Kaláshnikov en la fábrica del fusil.
Putin sujeta un Kaláshnikov en la fábrica del fusil.S. Mordovets (Getty Images)

El Kaláshnikov está a la venta. La corporación estatal rusa Rostec ha acordado con un grupo de inversores privados vender el 49% del capital social del consorcio que produce el famoso fusil ligero. Los compradores pagarán 1.300 millones de rublos (unos 30 millones de euros) por entrar en Izhevsk Machine Works (IZMA), el fabricante, entre otras armas, del AK-47. Se calcula que existen entre 70 y 150 millones de ejemplares en el mundo del fusil de asalto que usan 55 ejércitos en todo el mundo.

Precisamente la semana pasada el presidente ruso visitó la factoría que produce este arma creada en 1947, con motivo de la presentación del nuevo gigante armamentístico que adoptará el nombre de consorcio Kalashnikov e integrará a varias plantas de la industria rusa de defensa.

Los empresarios Andrei Bokarev, presidente de Transmashholding y Alexei Krivoruchko, propietario de Aeroexpress son los nuevos accionistas del grupo. Según fuentes consultadas por el diario ruso Kommersant, ambos se han comprometido a invertir en la empresa otros 1.200 millones de rublos (cerca de 28 millones de euros) durante los dos próximos años.

Por su parte, el periódico Vedomosti apunta que los nuevos accionistas de IZMA planean un significativo incremento de la producción y la creación de joint ventures con socios internacionales. Bokarev ha explicado que su inversión en la compañía se fundamenta en "incentivos fiscales", mientras que Krivoruchko ha expresado su confianza en recuperar la inversión en cinco años.

El fabricante de armas registró en 2012 pérdidas por importe de 403 millones de rublos (9,3 millones de euros) con una facturación de 1.160 millones de rublos (27 millones de euros).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS