Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido confirma la privatización de correos con su salida a Bolsa

El Gobierno de Cameron acaba con uno de los símbolos del imperio, creado en el siglo XVI

Un peatón caminando junto a un buzón de correos. Ampliar foto
Un peatón caminando junto a un buzón de correos. EFE

El Gobierno de Reino Unido ha confirmado este jueves la privatización del histórico servicio público de correos, la Royal Mail, al comunicar los planes de su salida a Bolsa. En un comunicado remitido al regulador del mercado británico, el Ejecutivo informa de que Royal Mail cotizará en el parqué en las próximas semanas y que es flexible sobre la cantidad de la participación que se pondrá a la venta. Si bien no ha especificado su monto, será importante.

El pasado julio, el ministro de Empresas, Vince Cable, había informado al Parlamento de la intención del Gobierno de coalición —formado por conservadores y liberaldemócratas— de sacar Royal Mail a bolsa con la venta de títulos a inversores institucionales y ciudadanos en el presente año fiscal, que termina en abril de 2014.

La salida a bolsa se produce en virtud de la ley sobre Servicios Postales de 2011, que permite levantar las restricciones sobre la propiedad del Royal Mail, lo que le ha dado al Gobierno luz verde para vender acciones del histórico correo. Sin embargo, no está exenta de controversia ya que supone la desaparición de uno de los símbolos del imperio británico. La Royal Mail fue creada en 1516 por Enrique VIII.

Tal y como reconoce el Financial Times, hasta Margaret Thatcher, que puso en marcha un hercúleo proceso de privatizaciones, pensó que privatizar esta compañía histórica que ha ido ligada a la expansión de Reino Unido era ir demasiado lejos. Pero los tiempos cambian. El rotativo financiero añade que la empresa, que será valorada en unos 3.000 millones de libras, pondrá en el mercado en torno al 41% de su capital. Aunque la cifra definitiva dependerá del precio, la demanda y otras condiciones del mercado con la premisa de que supondrá la puesta en valor del dinero del contribuyente.

El 10% se quedará en manos de sus 150.000 trabajadores, que ya han anunciado movilizaciones antes incluso de confirmarse los planes del Gobierno de David Cameron.

La posibilidad de comprar títulos estará restringida a los residentes en el Reino Unido tendrán la oportunidad de comprar títulos. En la nota, Cable señala que es un día importante para "el Royal Mail, sus empleados y los clientes", y las medidas tienen como objetivo "asegurar un futuro bueno para la compañía".