Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lisboa exhibe el repunte del 1,1% como aval al programa de ajustes

Las exportaciones permiten a Portugal cerrar dos años y medio de recesión

En una remesa de estadísticas que este miércoles ha emitido señales esperanzadoras para la economía europea, Portugal ha brillado con luz propia. La economía portuguesa ha dejado atrás dos años y medio de recesión con un crecimiento trimestral del 1,1%, el mayor avance entre los Diecisiete.

La recuperación del crecimiento entre abril y junio, pese a que para 2013 las previsiones oficiales estiman un retroceso anual del 2%, ha superado de largo las estimaciones de diferentes servicios de estudios, que proyectaban una subida más moderada, de entre el 0,3% y el 0,6%.

No sin antes pedir “prudencia” al interpretar un dato tan contundente, el ministro de Presidencia portugués, Marques Guedes, ha mantenido que la recuperación del PIB “es una señal más de que el programa de ajustes” que dicta Bruselas y aplica el Ejecutivo conservador “tiene sentido”. Guedes ha recordado que la tasa de paro también se redujo en el segundo trimestre (del 17,7% al 16,4%) por primera vez en los dos últimos años.

Portugal atraviesa la peor crisis económica de su historia reciente y desde 2011 está bajo la asistencia financiera de la UE y el Fondo Monetario Internacional, que le prestaron 78.000 millones de euros para garantizar su solvencia financiera, en riesgo debido a la asfixiante presión de los mercados.

A cambio de su rescate, las autoridades lusas se comprometieron a cumplir un estricto programa de ajustes y reformas que incluye severas medidas de austeridad, aplicadas hasta ahora casi a rajatabla por el actual Ejecutivo, de signo conservador. De hecho, el Gobierno analiza ahora cómo aplicar una profunda reforma del Estado que le permita ahorrar entre este año y el que viene en torno a 4.700 millones de euros, y para lo que estudia la reducción de la plantilla de funcionarios y cambios en el sistema de pensiones.

Más recortes

A ese nuevo ajuste se han referido varios analistas para poner en duda que se mantenga el crecimiento del PIB. “No están creadas todavía las condiciones para que esto suponga el comienzo de la recuperación económica. De hecho, se van a incluir nuevos recortes que repercutirán de forma negativa en el consumo”, ha advertido Joao Abel de Freitas, director del gabinete de Estudios Económicos de Portugal entre 1998 y 2003.

El Instituto Nacional de Estadística portugués ha atribuido los avances al crecimiento de las exportaciones durante la primavera. “Hay que esperar a tener una información completa sobre el resto del año para obtener una evaluación más precisa", ha explicado la portavoz comunitaria Chantal Hughes.

El aumento de la deuda pública y la dificultad para cerrar el déficit ha multiplicado las dudas sobre la capacidad del Estado portugués para volver a colocar títulos a largo plazo en los mercados en 2014, como se ha comprometido con las autoridades europeas.

Más información