Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos subastas para ahorrarse un céntimo en un vuelo de Iberia a Nueva York

La compañía organizó un concurso de ofertas a la baja para vender 222 pasajes de avión

La mayoría de los participantes se conformaron con el precio de salida, de 600 euros

la compañía comercializa en su página web pasajes sin promoción a precios similares

Dos pasajeros observan varios aviones de la compañia Iberia
Dos pasajeros observan varios aviones de la compañia Iberia EFE

La primera subasta de billetes de avión de Iberia murió de éxito, después de que se colpasara su aplicación. Tras el consiguiente enfado de cientos de clientes, en el segundo intento la compañía usó un sistema de pujas más simple. 17.000 viajeros trataron de hacer la mejor oferta para pagar lo mínimo por un vuelo a Nueva York. Y al final, se conformaron con ahorrarse un céntimo. Ese es el balance de la última iniciativa de marketing de Iberia. De las 222 plazas entre Madrid y Nueva York que se subastaron, 134 se colocaron al precio de salida: 600 euros. Y el resto, a 599,99 euros.

Lo más curioso es que, mientras que el ahorro para los concursantes que han logrado billete fue de como mucho un solo céntimo, mirando en la web de Iberia este jueves, se pueden encontrar para esos mismos días (del 20 al 25 de septiembre) asientos por 610 euros en un vuelo Madrid-Nueva York, 10 euros por encima que en la promoción, sin acudir a ninguna subasta.

La campaña funcionaba de la siguiente manera: la aerolínea sacaba a subasta 222 plazas en un vuelo del 20 al 25 de septiembre a la Gran Manzana. La novedad era que se trataba de una subasta a la baja. El precio de salida de los billetes: 600 euros. Los clientes pujaban por ellos. Si nadie los quería por ese precio, bajaban a 599,99. Si tampoco los quería nadie, a 599,98 euros. Y así sucesivamente. Sin embargo, no hizo falta: 68 personas se conformaron con comprar 134 pasajes al precio de 600 euros de salida. El resto, hasta llenar todas las plazas, aceptaron ahorrar solo un céntimo con respecto al precio más alto posible.

Iberia se ha mostrado satisfecha con el resultado de su campaña. La primera subasta tuvo que suspenderla, después de que su aplicación se colapsara. Al segundo intento, celebrado el pasado 30 de julio, acudieron 17.000 clientes, que hicieron pujas. La compañía ha señalado, que para garantizar "la máxima transparencia", ha publicado una lista que recoge la relación de las pujas. En total, revela las 1.250 ofertas más elevadas que hicieron los concursantes en las 24 horas que duró la promoción. De estas, las más bajas, y por tanto, las que quedaron últimas, fueron las de los participantes dispuestos a pagar cerca de 430 euros por cada pasaje.