Linde pide a la banca que limite al 25% del beneficio el dividendo en efectivo

El supervisor también recomienda cautela este año en el pago con acciones

Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de EspañaEFE

La troika y el Banco de España emitían en la misma frecuencia desde hace semanas: la profundidad de la crisis aconseja que la banca española refuerce aún más su solvencia. El Fondo Monetario Internacional instó a desarrollar “una vigilancia proactiva”, que garantizara “una prudencia elevada en la distribución de dividendos”. Y el Banco de España hizo este jueves uso de esa nueva herramienta de supervisión al pedir al sector que limite este año la retribución en efectivo al 25% de los beneficios.

Recomienda prudencia en los dividendos "teniendo en cuenta las circunstancias de cada entidad"

“El Banco de España recomienda que durante el ejercicio 2013, y teniendo en cuenta las circunstancias de cada entidad, se limite el reparto de dividendos y que, en todo caso, los dividendos en efectivo que se satisfagan en este ejercicio no excedan del 25% del beneficio consolidado atribuido”, reza el comunicado.

El organismo que dirige Luis María Linde advierte que “la política de distribución de dividendos debe estar ajustada al principio de cautela y orientada a asegurar en todo momento un adecuado nivel de capitalización”. El gobernador ya avisó a principios de mes de que las entidades tenían que extremar “el rigor en sus políticas de gestión y retribución a directivos y accionistas”.

El pago de dividendos suele situarse, de media, en el 50% de los beneficios. Pero en 2012, el aumento de dotaciones y el empeño de las entidades en mantener el nivel de retribución a los accionistas dio lugar a una situación extraordinaria, en el que los dividendos repartidos por las principales entidades llegaron a duplicar los beneficios del ejercicio.

Malestar en el sector

El secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, recalcó que los bancos suelen dar la opción de recibir los dividendos en acciones —según el Santander, que paga 0,6 euros por título, es lo que elige el 80% de sus accionistas—, lo que redundaría en el reforzamiento del capital. Pero el supervisor también recomienda cautela aquí: “es conveniente que el dividendo total por acción se ajuste razonablemente para acomodarse al crecimiento de las acciones en circulación y a la evolución de los beneficios”. En síntesis, que combinar un dividendo alto y la extensión de la base de acciones puede llegar a comprometer la solvencia si los resultados no acompañan.

“Algunos bancos pueden considerarse que no están tratados adecuadamente porque no se analiza su situación particular”, advirtió Villasante, tras recordar que el nivel de capital de los bancos se sitúa ya en el 13%, por encima del 9% que exige el Banco de España.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS