Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las gasolinas suben por primera vez en un mes al inicio de las vacaciones

El supervisor mantiene abierta una investigación sobre las petroleras y su política de precios

Una imagen de un surtidor de gasolina.
Una imagen de un surtidor de gasolina. EFE

El precio de la gasolina en España ha roto esta semana la racha de descensos que acumulaba desde principios de mes. El cambio de tendencia, que llevó el precio medio del litro de 95 hasta los 1,425 euros y el del gasoil a 1,333 euros, coincidió con la llegada del verano y la puesta en marcha de la primera Operación Salida de las vacaciones. Durante los próximos dos meses se esperan 80 millones de desplazamientos.

Los precios que se recogieron el pasado lunes suponen un aumento del 0,07% y del 0,53% con respecto a siete días según sea gasolina o gasóleo, según los datos del boletín petrolero de la Unión Europea. Con estos precios, el llenado de un depósito de 55 litros de gasolina se encarece hasta 78,37 euros. En el caso de un depósito de diésel, llenarlo asciende hasta los 73,31 euros desde los 72,93 euros de hace una semana.

Este junio, las gasolineras han cumplido la misma pauta de abaratamientos del año pasado, cosa que no ocurrió en 2011 y 2010. Durante el verano pasado, los combustibles marcaron su mínimo anual a finales de junio y, desde ese momento, iniciaron una escalada de precios que los condujo a máximos históricos a finales de agosto, de 1,518 euros para la gasolina y de 1,522 euros para el gasóleo.

La subida de precios de la última semana coincide con un abaratamiento del petróleo en los mercados internacionales. Relacionado con este extremo, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) está investigando la política de fijación de precios de las petroleras ya que, según ha denunciado el supervisor, las diferentes empresas sirven a precios similares y de forma independiente a la cotización del petróleo. Además, la CNE también ha denunciado lo que llama efecto lunes y que consiste en bajar los precios a principios de semana para quedar bien en la estadística europea y, luego, subirlos cuando llega el fin de semana y se coge más el coche.

En cuanto a la comparación con Europa, los carburantes siguen costando en España menos que la media por la baja fiscalidad ya que, sin impuestos, están entre los más caros. Esto ha llevado al Gobierno y a la CNE a poner bajo el foco los márgenes que las petroleras obtienen de los carburantes. En cuanto a los impuestos, el Gobierno asegura que no tocará las tasas que pesan sobre las gasolinas en su inminente reforma fiscal.

 

Más información