Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IAG pide “sentido común a los pilotos” y ve avances en la negociación de convenios

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, dice que la apuesta de la firma es "adaptar la realidad laboral a la del mercado"

El presidente de IAG e Iberia, Antonio Vázquez
El presidente de IAG e Iberia, Antonio Vázquez EFE

El presidente de IAG e Iberia, Antonio Vázquez, ha asegurado que los negociadores de la compañía en el conflicto sobre el nuevo convenio colectivo de los pilotos "se están dejando el alma" para lograr un acuerdo definitivo que despeje cualquier posibilidad de nuevas huelgas del colectivo en el futuro y que permita a la compañía "rehacerse". Ante la posibilidad de que se puedan producir nuevos paros durante el periodo estival, Vázquez ha apelado al "sentido común" del Sepla para que "no haya distorsiones que afecten al consumidor en una temporada como es la de verano". El ejecutivo ha asegurado que los proceso de negociación de convenios con los diferentes colectivos —tierra, TCP y pilotos— de la compañía están "avanzados", con "pasos importantes", pero ha indicado que deben ser "completos".

Así, Vázquez ha recordado que tras el acuerdo de mediación, también vigente con los pilotos, se ha planteado una reducción salarial del 11% para el personal de tierra y del 14% para el colectivo de vuelo, a lo que se suma una reducción del 4%, "que tiene que ver con la productividad ante un escenario de no llegar a un acuerdo". Sobre ello, ha asegurado que "la compañía estaría encantada de no tener que hacerlo".

Por su parte, el sindicato de pilotos Sepla ha señalado que confía en que Iberia "mueva ficha" en la negociación del nuevo convenio colectivo, tras los primeros contactos entre la aerolínea que pilota Luis Gallego y el colectivo, en las que se han producido "ciertos avances", aunque el principal escollo es el anexo 10, que limita la operatividad en la T4 de Barajas.

Sindicatos "proteccionistas"

"La compañía está absolutamente volcada en llegar a un acuerdo (...) porque si se cierra en falso se puede genera un conflicto larvado que puede reproducirse", ha añadido. Vázquez ha asegurado que hay "una voluntad" por parte de la empresa de "ir más allá", hacia un horizonte de relaciones laborales "de tres o cuatro años", que permita a la compañía "rehacerse" sin tener que estar pendiente de "si hay huelga la semana que viene", ha señalado durante su participación en la jornada inicial de los cursos que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Prensa Económica (Apie), patrocinados por BBVA.

No obstante, Vázquez no ha escondido que para ello, la apuesta de la compañía es "adaptar la realidad laboral a la del mercado", y ha reconocido que ello conlleva una "dureza adicional" por cuanto se unen en este proceso una doble crisis, la de la compañía y la de la economía española. Pero ha insistido en que a la compañía "no le queda más remedio" porque es "su viabilidad la que está en juego".

El también presidente de IAG ha criticado que las aerolíneas europeas como la suya tengan problemas para avanzar por la presión "proteccionista" que ejercen los sindicatos, de los que ha dicho que tienen "una mayor capacidad de coacción que en otros sectores, porque te pueden parar un país". En este sentido, ha criticado que la litigiosidad con los sindicatos puede dañar la imagen de Iberia. "El conflicto laboral no debe ser el primer determinante de la imagen de Iberia", para añadir que "eso es malo para todos".

"En Iberia manda IAG"

El ejecutivo ha asegurado este lunes que "en Iberia manda IAG" y que el consejo de administración está mirando por el bien de las compañías que integran el grupo que, además de la española, son British Airways y Vueling. Por ello, Iberia no se había planteado antes la compra de Vueling, de la que poseía casi un 46 %, aunque tampoco tenía esa necesidad, al contar con su filial Express, creada para alimentar su red de largo recorrido, ha añadido.

Si Iberia no tuviera su filial, a lo mejor se habría planteado comprar Vueling antes, aunque es IAG quien decide al ser su dueño, ha matizado Vázquez en una intervención durante la inauguración del seminario "Competitividad y Marca España", organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

La compra de Vueling por parte IAG se ha hecho ahora porque el grupo necesita reforzar su capacidad de distribución en la Europa Occidental, dada la ubicación periférica en el continente de BA e Iberia, ha explicado. Vueling es un instrumento ideal para la movilidad en el continente del grupo, pero, por otro lado, podrá tener mucha más capacidad de crecimiento arropada dentro de un grupo grande.

"No hay obsesión por la españolidad"

Vázquez ha explicado que las compañías que como Vueling operan de punto a punto en el corto y medio alcance no tienen límites a su crecimiento, que está condicionado por ningún factor. Asimismo, ha señalado que "no hay ninguna obsesión por la españolidad" de Iberia y Vueling y lo que se pretende es ser un grupo internacional.

En cuanto a las salvaguardas, un documento más del acuerdo de fusión entre Iberia y BA, se trata de preservar una serie de cosas, pero no hay ninguna obsesión por la paridad entre ambas compañías, ha apuntado. Vázquez ha hecho hincapié en las ventajas de pertenecer a un grupo grande, sin el cual Iberia no habría podido comprar los nuevos aviones A330 de largo alcance que ha empezado a incorporar a su flota.

Actualmente, Iberia, con 300 millones de euros de pérdidas, no tendría acceso a la financiación, porque para ello "tienes que tener una cuenta de resultados positiva". Precisamente, para invertir su situación económica, Vázquez ha recordado que Iberia está inmersa en un proceso de reestructuración y ha advertido de que es muy importante de que la negociación con los sindicatos no se cierre en falso.

En este sentido, ha lamentado que las organizaciones sindicales del sector aéreo en España, y en Europa en general, tengan una enorme capacidad de coacción para parar un país.

Sinergias del avión y el AVE si el tren llega hasta Barajas

El presidente de IAG, Antonio Vázquez, insistió el lunes en la idea de llevar el tren de alta velocidad a Barajas para incrementar las sinergias entre ambos servicios y ampliar las interconexiones entre distintos medios de transporte para rutas inferiores a 800 kilómetros. "Un AVE conectado con barajas tendría muchos más millones de clientes (...) No digo nada en contra del AVE, al contrario, creo que para nosotros puede ser un excelente alimentador de red", afirmó, preguntado por la competencia y la caída de clientes que ha sufrido la compañía, sobre todo en Puente Aéreo, tras la entrada en funcionamiento del AVE a Barcelona.