Las dudas sobre los planes de estímulos devuelven al Ibex a pérdidas anuales

La Bolsa española modera las pérdidas al 1,6% al cierre tras llegar a ceder un 2,8% La prima de riesgo acaba el día por encima de los 300 puntos básicos El Banco de Japón secunda al BCE y decepciona a los inversores al no anunciar medidas

Sala central de la Bolsa de Fráncfort.
Sala central de la Bolsa de Fráncfort.STRINGER/GERMANY (REUTERS)

Los mercados financieros, que han registrado una plácida tregua en los últimos meses, han sufrido este martes por las dudas sobre los planes de estímulo. La posibilidad de que los programas de ayuda de los bancos centrales no cumplan con las expectativas han colocado a los inversores a la defensiva. La consecuencia de ello ha sido la avalancha de ventas, tanto en las Bolsas como en la deuda, donde el correctivo se ha extendido a los títulos de todos los países, tanto de la perifería como del centro de Europa y tanto de EE UU como de Japón, lo que no es habitual. En la renta variable, el repliegue ha arrastrado de nuevo al español Ibex 35 a pérdidas anuales con un recorte del 0,96%.

Tras llegar a caer un 2,8% a media sesión, el selectivo del parqué español se ha dejado un 1,6% al cierre. Tras este descenso, protagonizado por la banca (2,13%) e IAG, el Ibex abrirá este miércoles en 8.089 puntos. En el resto del Viejo Continente, Fráncfort ha acabado cediendo un 1% mientras el Cac parisino ha retrocedido un 1,4% y Milán, un 1,63%. En Londres, el FTSE ha perdido menos de un 1%. En las divisas, el euro se ha intercambiado por 1,32 dólares.

Más información
La prima de riesgo escala a los 316 puntos tras la reunión del BCE
Draghi mantiene los tipos de interés en el 0,50%
Los inversores frenan su apetito por la deuda del Tesoro español

En la deuda tampoco ha habido buenas noticias ya que la prima de riesgo ha subido hasta los 304 puntos básicos (3,04 puntos porcentuales), unos cuatro más que ayer. Este repunte ha tenido lugar por el aumento de la rentabilidad exigida por los inversores para comprar los bonos del Tesoro, que ha subido al 4,6% tras llegar a tocar el 4,76%, su nivel más alto en más de dos meses, por la mañana. Sin embargo, la prima de riesgo española no ha subido tanto porque el bono alemán, que es el que sirve de referencia para establecer el diferencial, también ha sufrido por las ventas de los inversores. Por este motivo, su rentabilidad ha avanzado hasta el 1,6%, máximos desde febrero.

Reunión del Banco de Japón

Las dudas han surgido en Asia de madrugada, hora europea, después de que el Banco de Japón haya concluido su comité de política financiera sin mostrar la más mínima preocupación frente al repunte de los intereses que está sufriendo la deuda japonesa, anque sigue en niveles ridículos frente a la española. Este hecho se ha interpretado como una limitación del multimillonario plan de estímulo del Gobierno de Shinzo Abe. Lo malo es que se ha sumado a la decepción sufrida la semana pasada tras la reunión mensual del comité ejecutivo del BCE, del que tampoco salió ninguna novedad. Entonces, el pasado jueves, la prima de riesgo española escaló a los 316 puntos básicos.

La incertidumbre ha aumentando tras la apertura en europa, donde los inversores han estado pendientes del Tribunal Constitucional alemán. La corte de Justicia, que ya tuvo a la eurozona en vilo en septiembre al abordar el fondo de rescate, debe ahora pronunciarse sobre si el programa de compra de bonos del BCE viola la Constitución alemana. Aunque no se espera un rechazo tajante del Constitucional germano, que podría comunicar su decisión en septiembre, solo volver a oir el nombre de Karlsruhe, ciudad del centro-oeste de Alemania donde tiene su sede, parece haber puesto nervioso a más de uno.

Para Daniel Pingarrón, de IG Markets, la tensión ha tenido su origen en "un factor único y a la vez múltiple: el empeoramiento de las cotizaciones de toda la deuda global". "Resulta infrecuente que suban en paralelo la rentabilidad de la deuda americana, japonesa y europea, y dentro de esta última, la periférica y la core", ha añadido antes de comentar que la sesión ha tenido "cierta dosis de histeria, más propia de la primavera del 2012".

"La incertidumbre condiciona los mercados tras la decepción que ha causado la decisión del Banco de Japón de mantener su política ya que, de esta manera, piensan que podrán hacer más para solucionar los problemas en los mercados de bonos nipón", cree Eric Bernhardt, de Umbling AG.

Programa del BCE

El programa del BCE, aunque no ha llegado a ponerse en práctica, está detrás de la mejora registrada en los mercados desde que se anunció la ayuda en agosto. El presidente del Bundesbank, uno de los más críticos del plan, ha calificado de "problemáticas" pero efectivas algunas de las medidas que el BCE ha aplicado para superar la crisis. La tregua, por otra parte, se ha visto reforzada en los últimos meses gracias a los planes de estímulo de EE UU y, sobre todo, Japón, lo que ha inundado de liquidez los mercados.

La clave de la recuperación ha estado en la abundancia de dinero, lo que ha llevado a los inversores a dejar de lado los problemas de una economía europea que sigue inmersa en la crisis y no logra arrancar. De hecho, uno de los principios más repetidos en las últimas semanas ha sido el de que cuando peor esté ahora la economía, mejor, pues eso obligará a los bancos centrales a seguir administrando fuelle. Sin embargo, a tenor de lo sucedido este martes, esta máxima se está empezando a poner en duda.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS