Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas evita la autocrítica en el rescate a Grecia y dice que el FMI está equivocado

La Comisión asegura que una quita hubiera tenido consecuencias “devastadoras” en el euro

Almunia defiende el papel de la UE aunque reconoce que no se puede estar muy satisfecho

El presidente de la Comisión, Durão Barroso.
El presidente de la Comisión, Durão Barroso. EFE

Está equivocado y además no lleva la firma de la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI). Esta es la rápida respuesta que la Comisión Europea acaba de dar a la filtración de un informe en el que el FMI reconoce los errores que la troika de acreedores —Comisión, BCE y FMI— cometió en el programa de rescate a Grecia que comenzó en 2010.

El portavoz del comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, señala dos puntos en los que no está de acuerdo con las conclusiones del FMI. El Fondo cree ahora que habría sido mejor abordar la situación de bancarrota griega con una reestructuración de la deuda en 2010, algo que se hizo dos años más tarde. Bruselas no está de acuerdo. “El informe no tiene en cuenta que la zona euro está interconectada, y que esa reestructuración podría haber tenido un efecto sistémico. Esta visión era unánime en la troika y en los Estados miembros”, ha asegurado el portavoz de Rehn, que alerta de las consecuencias “devastadoras” que podría haber tenido entonces una quita.

El segundo desencuentro entre Washington y Bruselas viene por el análisis de la situación que se hizo entonces. El FMI cree que no se puso el acento en las reformas estructures. “Simplemente es erróneo y no tiene fundamento”, replica Europa. El portavoz comunitario insistió en que Bruselas siempre fue uno de los que más insistieron en la importancia de poner en marcha las reformas estructurales.

Rehn, además, destaca el logro de que Grecia no haya salido del euro, que el plan de reformas diseñado por los prestamistas internacionales va por el buen camino y señala avances en la economía griega, en particular las reformas del mercado laboral —con una tasa de paro superior al 27%— y del sistema sanitario.

Tras los golpes a la filosofía del texto del FMI llegó la puesta en duda de su representatividad. El portavoz del comisario ha señalado que el informe no lleva la firma de la directiva del FMI, sino tan solo de su personal, por lo que no refleja la postura oficial del organismo.

Por su parte, el comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, ha reconocido este jueves que, tras lo sucedido en Grecia, que va ya por su sexto año de recesión, no se puede estar satisfecho con el rescate de este país. Así, preguntado por el informe del FMI, ha añadido en una entrevista a la Cadena Ser que "nadie es perfecto". No obstante, ha justificado que "no había muchas alternativas y hubo que actuar con urgencia".

Más información