Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El papelón de las papeleras

Ence y Europac aumentan ganancias, mientras que sus competidoras Adveo, Iberpapel y Miquel y Costas las recortan

Instalaciones Ence en Pontevedra.
Instalaciones Ence en Pontevedra.

Los precios de la energía y de la celulosa están marcando en gran medida, para bien en unos casos y para mal en otros, la marcha de las papeleras cotizadas. Entre las primeras, Ence, que ha doblado su beneficio en el primer trimestre respecto a igual periodo de 2012, y Europac, que ha aumentado el suyo nada menos que en un 887%. Entre las segundas, claramente Iberpapel, que ha reducido sus ganancias un 19% en el primer trimestre y un 24% en el ejercicio 2012, y también, aunque con matices por su mayor heterogeneidad de actividades y por otros factores que les afectan, Adveo y Miquel y Costas, que han sufrido en el primer trimestre, respectivamente, caídas del 28,8% y del 7,3% en su beneficio neto.


Ence, que ha enterrado definitivamente sus pasados delirios de grandeza en Latinoamérica (sus cuentas del primer trimestre contabilizan ya la venta de sus últimos activos en Uruguay), vuelve a sonreír aunque problemas no le faltan. Entre el primero de enero y el 31 de marzo obtuvo un beneficio de 13 millones y en 2012 ganó otros 43 gracias a la mayor contribución de sus negocios energéticos, al incremento que registran desde hace meses los precios de la celulosa (en mayo se ha situado en 850 dólares la tonelada) y a medidas de gestión activa de costes.

Su beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentó en el primer trimestre un 42% y sus ventas un 8% respecto a igual periodo de 2012, después de que las ventas de electricidad aumentasen un 20% y las de celulosa lo hiciesen un 5%. Ence cuadruplicó el flujo neto de caja de las actividades de explotación y redujo en un 43% la deuda financiera neta, que se situó en 115 millones de euros.

Exporta el 85% de su producción y es líder en Europa en obtención de celulosa de fibra corta.

La escalada de los precios de la celulosa y la energía marcan las diferencias

Sus ingresos por energía han crecido casi un 30% tras la entrada en funcionamiento de su planta de 50 megavatios (MW) con biomasa en Huelva, y su contribución a resultados desde principios de febrero. Incremento que se ha debido también a un aumento del 4% en los precios por un mejor mix de generación.

El consumo de madera creció en el trimestre un 4% impulsado por una mayor producción de celulosa y por un ligero aumento en el consumo por tonelada.

Ignacio de Colmenares, su consejero delegado, que se está prodigando estos días en declaraciones a medios de comunicación, presume de solidez financiera y asegura que Ence, tras la colocación en enero de una emisión de 250 millones en bonos a siete años y al 7,25% de interés, dispone de recursos suficientes hasta 2020 para invertir en nuevos proyectos.

Ence está además de enhorabuena por la nueva Ley de Costas que le va a permitir acogerse a la prórroga más allá de 2018 de la concesión de su planta gallega —que sufre el rechazo de ecologistas— junto a la ría de Pontevedra.

Pero no todo son buenas noticias. Ence, que percibe una cuarta parte de sus ingresos del sector energético y que quiere ampliar su contribución al 40% a medio plazo, está al albur de las veleidades regulatorias del Ministerio de Industria. Le afecta, en concreto, la reducción de las primas y la moratoria impuesta a la biomasa. De hecho, ha tenido que poner en marcha un plan de revisión de costes con el objetivo de ahorrar 10 millones de euros anuales y está enfrascada en planes de reducción de empleo y de incremento de productividad en sus fábricas.


Europac, la otra papelera destacada en el primer trimestre, logró un beneficio neto de 4,19 millones, 10 veces más que en igual periodo de 2012, gracias, según dice, a mejoras en eficiencia y productividad. Sus ventas crecieron un 9% y su Ebitda un 29%.

Según su consejero delegado Enrique Isidro, Europac ha logrado en un entorno adverso incrementar producción y ventas en todas las líneas de negocio y compensar así el deterioro de márgenes en algunas actividades.

Estas mejoras, subraya, han permitido también hacer frente al impacto “muy negativo” que ha tenido en sus cuentas la reforma energética en España (la mejora del Ebitda de su negocio energético en el primer trimestre se ha debido a un incremento de los volúmenes en Portugal que compensa la caída del 39% en su resultado en el mercado doméstico). Varios analistas destacan, en todo caso, el buen comportamiento relativo de esta división de Energía al apuntarse un margen de Ebitda del 23,1% en el primer trimestre frente a un 23,2% alcanzado en el mismo periodo de 2012.

Todos los grupos apuestan por los mercados exteriores y por reducir deuda

Europac, por otro lado, incorporó a sus cuentas el 1 de marzo una fábrica de cartón ondulado en Caradec (Francia) adquirida a DS Smith. Con ella se convierte en el cuarto mayor fabricante de cartón ondulado en Francia.

“Valoramos positivamente los resultados de Europac en el primer trimestre, periodo en el que ciertas áreas de negocio, las de Kraftliner y Energía, han evolucionado muy positivamente”, señalan los analistas de Link Securities. “Estas dos áreas”, prosiguen, “han generado en el periodo cerca del 80% del Ebitda del grupo, ejerciendo de sostén de su cuenta de resultados. Por el contrario, otras áreas, como las de Papel Reciclado y Cartón, han tenido un comportamiento más pobre, habiendo sufrido en mayor media la debilidad por la que atraviesan las economías del sur de Europa”.


Iberpapel, la tercera papelera en liza, atribuye la caída del 19% en su beneficio neto en el primer trimestre al repunte de los precios de la celulosa y a la atonía de la demanda de papel. Su cifra de negocio disminuyó un 0,4% en el primer trimestre y el importe total de los ingresos cayó un 0,6%.

Por áreas, sus ingresos por venta de papel disminuyeron un 7,5%, en tanto que los correspondientes a la venta de electricidad crecieron casi un 3% y los derivados de la venta de madera se multiplicaron por más de cuatro.


Adveo, que ha reducido casi un 25% su beneficio neto y un 6% su facturación en el primer trimestre, está aún digiriendo su nuevo Plan Estratégico 2013- 2015, presentado en noviembre, que recoge la unificación de sus tres grandes compañías (Unipapel, Adimpo y Spicers CE).

El grupo asegura que su negocio en España en el primer trimestre se ha visto afectado por la situación macroeconómica en la UE, que ha contribuido a una reducción del 12% en su Ebitda, y hace hincapié en que pese a vender menos ha soslayado los números rojos “gracias a una mejora del apalancamiento operativo y a la implantación, con éxito, del nuevo modelo de segmentación de la compañía”. Adveo ha reducido su deuda financiera, que se sitúa en 132 millones, un 33,8% en el primer trimestre respecto a igual periodo de 2012, ha mejorado sus costes y ha consolidado su liderazgo en Francia.


Miquel y Costas, al final, ha visto caer en el primer trimestre un 7,3% su beneficio neto y un 5,2% su cifra de ventas consolidada y lo atribuye a “la debilidad de la demanda en algunas líneas de producto” y por la comparación con unas ventas “excepcionalmente elevadas” en los tres primeros meses de 2012 por el aprovisionamiento de los papeles de fumar autoextinguibles realizada por algunos de sus principales clientes.

La compañía ha destinado la mayoría de los recursos generados al pago de inversiones en activos fijos y a la financiación de la variación del capital circulante, manteniendo una posición financiera neta total excedentaria.