Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia obliga al juez Andreu a incluir las preferentes en el ‘caso Bankia’

La decisión amenaza con convertir la investigación sobre la salida a Bolsa en un macroproceso

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado al juez instructor del caso Bankia Fernando Andreu que extienda la causa que investiga la salida a Bolsa de la entidad para incluir también en ella la investigación de un supuesto fraude en la venta de las participaciones preferentes. El origen de este cambio de criterio está en la decisión de la Audiencia de obligar a incluir en el proceso una querella presentada por la empresa Bochner España, que adquirió 100.000 euros en acciones preferentes de Bancaja, según especifica un auto de los magistrados Alfonso Guevara, Clara Bayarri y Guillermo Ruiz Polanco. Con ello, el juez Andreu tendrá que imputar al director de la sucursal de la localidad valenciana de Alberic que vendió estas participaciones.

Con vistas al resto de afectados que han recurrido a la justicia, la decisión de estos tres jueces de la Sección Tercera obligaría por extensión a Andreu a admitir a trámite todas las querellas que lleguen al tribunal. Esto tiene el riesgo de convertir la investigación en un macroproceso de difícil y dilatada resolución, según han informado en fuentes jurídicas. Según reveló este miércoles la presidenta de la CNMV en el Congreso, hasta abril se habían contabilizado 1.138 reclamaciones judiciales contra Bankia con 12 sentencias a favor del inversor, una desfavorable y tres archivadas.

En cuanto a los argumentos de la sala, el auto critica la iniciativa del instructor de rechazar la personación como acusación particular en la causa que investiga la salida a Bolsa de Bankia y asegura que "el súbito deterior patrimonial" del grupo no puede considerarse "un mundo totalmente aparte e independiente". "Este no fue un súbito deterioro sino la consecuencia de una previa actuación conjunta para sobrevalorar artificialmente el valor de las cajas a fusionar, de modo que crearon un producto artificialmente saneado mediante la venta masiva a los pequeños ahorradores de productos de nulo valor financiero", indica el auto.

Objetivo: salir a Bolsa

La Sección Tercera asegura que las preferentes se ofrecieron con intención de recapitalizar entidades gravemente deficitarias. "Ante la imposibilidad de las cajas de acudir a los mercados financieros no tuvieron reparo en verificar a costa de los más débiles: los clientes, los ahorradores, los pensionistas, y ello con el objetivo futuro de conformar ellos una nueva entidad que pudiera salir a Bolsa", indica.

El auto agrega que la venta de preferentes se inscribe en "los actos preparatorios, previos e inseparables del posterior brusco deterioro patrimonial de Bankia, en cuanto constituyen maniobra de recapitalización artificial". En la causa se investiga, por el momento, al expresidente de Bankia Rodrigo Rato y a 31 exconsejeros imputados, así como a Bankia y a BFA en calidad de personas jurídicas, a los que se les atribuyen indiciariamente y de forma genérica los delitos de falsificación de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida.

Andreu se encuentra a la espera de que la Fiscalía Anticorrupción le informe sobre la procedencia de admitir a trámite otras cuatro querellas que piden que se investigue a directivos de banca que presuntamente orquestaron o permitieron el lanzamiento de las preferentes. La mayor emisión de preferentes de Bankia fue la de participaciones con un interés del 7% por importe de 3.000 millones colocada en 2009 por Caja Madrid con Miguel Blesa como presidente.

Más información