La Bolsa de Japón se desploma un 7% y frena la mejora de los mercados

Los inversores recogen beneficios ante el temor a una retirada de los estímulos El Ibex frena su recorte al 1,4% al cierre en un día en rojo en todo el Viejo Continente

La Bolsa de Japón se ha desplomado este jueves un 7,3% por el temor a una retirada anticipada de los estímulos en Estados Unidos y el frenazo inesperado de la economía China. El correctivo supone el primer frenazo de importancia en siete meses de escalada del parqué de Tokio, lo que relativiza la gravedad de la caída. Pese a ello, el cambio de tono de los inversores asiáticos ha sido suficiente para contagiar a sus colegas europeos, lo que ha motivado fuertes pérdidas en las plazas de referencia del Viejo Continente.

En España, las ventas se saldaron con una caída del 1,4% en el selectivo Ibex 35, aunque a primera hora de la sesión y con las caídas en Asia todavía frescas, el descenso llegó a ser del 2,4%. En el resto de Bolsas europeas las pérdidas fueron más intensas con caídas del 2,14% en Fráncfort y del 2,10% en París. El farolillo rojo fue Milán, con un recorte del 3%. Tras el cierre en Europa, Wall Street echaba el freno en sus números rojos.

En la deuda, el sobreprecio exigido a los bonos del Tesoro frente a los alemanes, la conocida como prima de riesgo, también empeoró y subió a 287 puntos, nueve más. Su evolución estuvo marcada por una subasta que, aunque cubrió objetivos al emitir 4.077 millones, mostró ciertos agotamiento entre los inversores por el papel del Estado tras semenas de sobreoferta.

Según los analistas, lo sucedido ayer pone en evidencia, una vez más, la dependencia de los mercados ante los bancos centrales y su desacoplamiento de una economía que no acaba de carburar. De hecho, recuerdan, han sido las decisiones de la Reserva Federal estadounidense (Fede), del Banco Central Eurpeo (BCE) o la puesta en marcha de la expansión monetaria en Japón los detonantes de las últimas subidas mientras los indicadores de actividad seguían sin dar buenas noticias.

Por este motivo, hay quien se atreve a aventurar que el batacazo de Tokio va a ser positivo. “El recorte en la Bolsa japonesa, aunque ha sido significativo, debería ser considerado como una correción saludable ya que las medidas de Abenomics —el nombre con el que se ha bautizado el programa de estímulo del primer ministro Shinzo Abe— apenas han empezado a dejarse notar en la economía real mientras su efecto en los mercados ha ido mucho más allá”, explicaba Yoshinori Shigemi, analista del banco JP Morgan. En este sentido, pese al recorte de este jueves, el principal índice de la Bolsa de Tokio, el Nikkei mantiene unas ganancias del 40% en lo que va de año.

Para Soledad Pellón, analista de IG Markets en Madrid, la caída en Japón y su réplica más modesta en Europa es un hecho puntual. “El comportamiento de las Bolsas ha vuelto a demostrar que el mercado se encuentra drogado con la liquidez de los bancos centrales y que se sustenta gracias a esas inyecciones continuas”, argumentó antes de insistir en que . Las caídas, sin embargo, hay que tomarlas, por el momento, como algo puntual ya que “la tendencia de fondo sigue siendo alcista”. En su opinión, la Fed y el Banco de Japón seguirán con su política de estímulo “mientras no se demuestre lo contrario”.

Junto a las actas de la Fed, que dejaron ver que la división sobre una eventual retirada antes de tiempo de los estímulos es más profunda de lo que se esperaba, el detonante del desplome fue la publicación de un indicador provisional del banco HSBC según el cual la producción industrial en China iría camino de contraerse en mayo. Es el primer recorte en siete meses.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50