PACO MATEOS / Farmacéutico rural

“Una receta es como un cheque sin fondos”

La Administración le adeuda unos 40.000 euros. No le han pagado desde noviembre

Hace 26 años que Paco Mateos llegó a Vinebre, un pueblo de 460 habitantes de la Ribera del Ebro, en Cataluña. Allí, en un municipio con una población rural y envejecida, instaló su farmacia y se convirtió, cuenta, en consejero, agente sanitario y “solucionador”. “En el pueblo hay un médico y una enfermera que se van a las tres de la tarde y después de esa hora los vecinos me preguntan a mí todo tipo de cosas. Incluso si tienen que ir al hospital”, remarca. Ahora su farmacia rural está en peligro. La Administración le adeuda unos 40.000 euros. No le han pagado el porcentaje sobre los fármacos que los vecinos han adquirido desde noviembre. “Ahora mismo una tarjeta sanitaria o una receta es como un cheque sin fondos”, apunta.

A la morosidad de la Generalitat, una de las Administraciones que más deuda acumula con los autónomos —796 millones—, se suman las dificultades que atraviesa el sector.

Para mantener su negocio, Mateo ha puesto 26.000 euros de su patrimonio personal. “Voy a tener que pedir otros 11.000 euros para poder seguir…, pero me resisto a cerrar”, afirma.

Hace diez días, el consejero de Salud catalán, Boi Ruiz, reconoció que la deuda con las farmacias supera los 300 millones de euros, una cantidad que, dijo, todavía no tiene fecha de pago.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Corresponsal en Moscú, desde donde cubre Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Antes, fue enviada especial para grandes coberturas y se ocupó de los países de Europa Central y Oriental. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS y además de temas internacionales está especializada en asuntos de igualdad y sanidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS