Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GRAHAM COX / Responsable de Metlife en Europa occidental

“Es un proceso natural que se retrase la edad de jubilación”

La reducción del papel del Estado como proveedor de bienestar “abre al sector privado”

Graham Cox, consejero delegado de Metlife en Europa occidental.
Graham Cox, consejero delegado de Metlife en Europa occidental.

La aseguradora Metlife extiende sus operaciones por 46 países, cuenta con 67.000 empleados y suma 645.447 millones de euros en activos financieros. El pasado noviembre la multinacional fusionó sus divisiones de España y Portugal, el resultado es Metlife Iberia, especializada en los seguros de vida y accidentes, con más de dos millones de clientes. El canadiense Graham Cox, responsable de la compañía en Europa occidental desde febrero de 2012, analiza la evolución de la empresa en la Península resaltando las oportunidades facilitadas al “aprovechar las relaciones empresariales en ambos países”. Cox también apunta que en una región en contracción, la reducción del papel del Estado como proveedor de bienestar “abre la puerta a la expansión del sector privado”.

Pregunta. Después de cinco meses de funcionamiento coordinado, ¿cómo evalúa la fusión que ha dado origen a Metlife Iberia?

Respuesta. En primer lugar, es una oportunidad para aprovechar buenas prácticas y relaciones empresariales en Portugal y traerlas a España y viceversa. Además, nos permite ser más eficientes para conservar nuestra solidez financiera. Finalmente, nos permite ofrecer oportunidades a nuestros empleados para que puedan progresar en sus carreras, para que puedan trabajar de un modo diferente. Hasta 30 profesionales han recibido oportunidades de promoción en este proceso.

P. Tanto España como Portugal han tenido que recurrir a Bruselas para apuntalar su sector bancario y evitar la suspensión de pagos, respectivamente. ¿Metlife Iberia es una respuesta a los problemas de ambos mercados?

R. No directamente, la crisis financiera no ha sido la causa. Sin crisis hubiésemos llevado a cabo la fusión de todos modos. Tenemos dos negocios perfectamente viables en sí mismos, pero cuando los unimos obtenemos una mayor escala, un mayor tamaño. La fusión nos permite aprovechar mejor las inversiones que hagamos en la Península. Es cierto que en tiempos de crisis financiera, como en los que ahora nos encontramos, hay que buscar una mayor eficiencia y encontrar el modo de crecer donde podamos hacerlo.

P. Metlife contempla Iberia como un modelo para el resto del grupo en Asia y Oriente Próximo. ¿Qué razones explican ese estatus?

Los programas sociales reducen la necesidad de soluciones privadas

R. Uno de los objetivos clave para nosotros es sacar ventaja de nuestro tamaño y escala. Con una fusión como esta demostramos que somos capaces de hacerlo, ya sea para aumentar la eficiencia o conducir relaciones empresariales para alcanzar crecimiento y combinar las mejores prácticas de cada país. Esto es lo que tratamos de hacer en todo el mundo. Estamos utilizando un país como centro comercial en una región para otros negocios de los que podemos aprender. Al final, si aprendemos a ser más eficientes, más productivos, proporcionaremos mejores servicios a nuestros clientes en todo el mundo.

P. Europa es un continente envejecido que afronta importantes desafíos para financiar su modelo de Estado de bienestar. ¿De qué manera Metlife puede involucrase y formar parte de una solución duradera?

R. Esto es realmente importante. En muchos países estamos viendo retroceder el papel del Estado como proveedor de una red de seguridad y a Gobiernos buscar soluciones privadas, no solo en Europa, sino en todo el mundo. Creo que empresas como la nuestra están en una gran posición para llenar ese vacío, ya sea con planes de ahorro, planes de pensiones..., para ayudar a nuestros clientes a cubrir esas necesidades. Creo que los clientes buscan servicios relacionados con los ahorros, los accidentes y la salud en todo el mundo. Independientemente de que obtengan esos servicios a través de una agencia gubernamental o de una empresa privada, van a necesitar esos servicios. Estamos listos para entrar en, por ejemplo, los seguros de desempleo.

Estamos listos para entrar en los seguros de desempleo

P. Dada la experiencia del grupo en el mercado estadounidense, ¿qué diferencias observa en el papel que juegan las aseguradoras a ambos lados del Atlántico?

R. En general, es verdad que en Estados Unidos no existe una red de protección social tan fuerte como en Europa, de modo que existe una mayor dependencia de soluciones privadas, ya sea en planes de pensiones o seguros de accidentes. Otras diferencias tienen que ver con el comportamiento de los consumidores, incluso dentro de Europa. Por ejemplo, en Reino Unido existe una industria aseguradora más sólida, sin embargo, no existe una necesidad cultural para recurrir a ellos en países como España o Italia. Pero es una generalización, nosotros trabajamos en 46 mercados y lo realmente importante es que en cada uno de ellos operamos localmente, estamos en contacto con las necesidades de nuestros clientes.

En tiempos de crisis hay que buscar una mayor eficiencia

P. ¿En qué medida la menor importancia de las aseguradoras en algunos países tiene que ver con la reticencia a confiar en el sector privado como proveedor de servicios públicos?

R. No creo que exista una reticencia a trabajar con el sector privado o con una multinacional como Metlife, siempre y cuando exista una necesidad. Es cierto que los programas sociales más fuertes reducen la necesidad de soluciones privadas, pero no la eliminan. Incluso los más sólidos Estados de bienestar no cubren algunos riesgos en los que trabajamos. Desde luego existen diferencias culturales e históricas en el papel que ha jugado la industria de los seguros privados, en comparación con, por ejemplo, las redes familiares. Tenemos que estar abiertos a esas sensibilidades y adaptar nuestras soluciones a las necesidades de estos clientes.

P. ¿Cree que los esfuerzos por contener el déficit abocarán a España a cambios culturales y de mentalidad que aumenten la presencia de las aseguradoras?

Para nosotros es clave sacar ventaja de nuestro tamaño y escala

R. Es natural que todos los países intenten vivir dentro de sus posibilidades. Es normal que, con el aumento de la esperanza de vida y de la productividad de los trabajadores, se retrase la edad de jubilación, es el reconocimiento de un proceso natural.

P. En el nuevo, y más amplio, papel que previsiblemente jugarán compañías como Metlife, ¿qué nuevos servicios cree que tendrán mayor importancia?

R. En los seguros de vida tradicionales vemos grandes diferencias dependiendo de las etapas vitales. Una pareja joven, empezando una familia, tendrá mayor necesidad de un seguro de vida que una pareja que esté al borde de la jubilación. Los seguros médicos, los recortes también afectan a la sanidad, los seguros de accidentes, las enfermedades terminales, los servicios relacionados con los tratamientos de larga duración...