Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crecimiento de Estados Unidos repunta en el primer trimestre

El PIB estadounidense crece un 2,5% en tasa interanual, aunque los analistas esperaban un 3,2%

Ben Bernanke, izquierda, junto al secretario del Tesoro, Jack Lew.
Ben Bernanke, izquierda, junto al secretario del Tesoro, Jack Lew. Reuters

EE UU ganó velocidad en el arranque de 2013, aunque avanza por debajo del potencial y se nota además el efecto de la austeridad. La actividad económica se expandió así en el primer trimestre a una tasa anualizada del 2,5%, desde un anémico 0,4% en los últimos tres meses del pasado año. Es el mejor rendimiento desde el tercer trimestre pasado, pero en Wall Street esperaban algo más.

Se trata de la primera estimación que hace el Departamento de Comercio. El indicador debe ser aún revisado dos veces, para incluir información adicional sobre la marcha de la economía. Los analistas esperaban una tasa de crecimiento del 3,2%, por lo que esta lectura salió peor y es otra evidencia de que a EE UU le cuesta crecer más allá de un 2%. Sin embargo, hay detalles positivos.

El consumo privado, el mayor contribuyente al crecimiento, avanzó en el primer trimestre al ritmo más rápido desde final de 2010. Lo hizo a una tasa anualizada del 3,2%, frente al 1,8% del cuatro trimestre. Hay dos pegas. Parte del incremento se atribuye encarecimiento de la gasolina. Además, los hogares tiran del ahorro para cubrir las compras tras caer un 5,3% los ingresos.

El otro motor de crecimiento es el sector inmobiliario, donde la inversión se aceleró un 12,6% en el trimestre. La empresas, entre tanto, vuelven a apilar inventario, aunque sucede sobre todo en el sector agrícola, por si el próximo vuelve a ser un verano seco. El gasto en equipamiento y material informático creció solo un 3%, tras repuntar un 11,8% a final del pasado año.

Del lado de la balanza comercial, las importaciones subieron un 5,4%, también por el alza de la energía. Las exportaciones lo hicieron un 2,9%, por lo que no fue suficiente para compensar y tener una contribución positiva al crecimiento Pero lo que hizo sobre todo de lastre fue la caída del 4% en el gasto público, por el apartado de defensa, que cayó un 11,5% tras un 22,1% en el cuarto trimestre. Queda en la mitad, pero se esperaba un repunte.

Comparando con el rendimiento de 2012, en el primer trimestre del año pasado la economía creció a una tasa cercana al 2%. Para el conjunto del ejercicio quedó al final en el 2,2%, de acuerdo con el dato publicado hace un mes. Fue en cualquier caso un año con altos y bajos. En el cuatro trimestre, la actividad económica se estancó prácticamente, tras crecer un 3,1% en el tercer trimestre.

La Reserva Federal, en sus última previsiones, anticipó que la economía de EE UU crecerá un 2,5% este año y repunte al 3,15% en 2014, para llegar al 3,3% en 2015. Pero este ritmo de crecimiento no es suficiente para reducir el paro de una forma más convincente. La proyección es que no baje del 7% hasta entrado 2014, lo que indica que los estímulos al crecimiento seguirán.

El banco central estadounidense está comprando deuda pública e hipotecaria a un ritmo de 85.000 millones de dólares al mes. Para regular la intensidad con la que la máquina imprime dinero, la Fed se puso como indicación de referencia una tasa de desempleo del 6,5% y una tasa de inflación del 2,5%. El alza de precios se mantiene en este momento contenida.

Lo que está por ver es cómo el drástico recorte del gasto por la falta de acuerdo en Washington sobre la reducción del déficit puede afectar a la economía. La austeridad, combinada con un alza de impuestos, podría afectar al consumo y llevar a la empresas a replantearse los planes de contratación. Por eso los analistas creen que se crecerá menos del 2% en el segundo trimestre.