Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro en Holanda sube al 8,1% y toca su nivel más alto desde los años 80

El colectivo de personas entre los 25 y los 45 años es el más afectado por la crisis

La rapidez de la subida preocupa al Gobierno de centroizquierda de Rutte

que supone unas 24.000 desempleados mensuales desde enero

La tasa de paro de Holanda subió en marzo hasta alcanzar el 8,1%, lo que equivale a 643.000 desempleados en un país de casi 17 millones de habitantes. Esta es la cifra más alta desde que la Oficina Central de Estadística empezó a medir el desempleo en los años 80. Antes lo hacía el ministerio de Asuntos Sociales. La franja de edad entre 25 y 45 años es la más afectada por la falta de empleo. Un dato inquietante, según la propia Oficina, “porque se trata del grupo formado por familias jóvenes con niños”. “Son la columna vertebral del mercado laboral”, añaden.

Al Gobierno de centroizquierda le preocupa sobre todo la rapidez de la subida, que ha cogido velocidad en los últimos meses tras aumentar a un ritmo de 21.000 desempleados en enero y otros tantos en febrero. En marzo, sin embargo, el avance se incrementó hasta los 30.000 parados.

El Gabinete, encabezado por el liberal Mark Rutte acaba de cerrar un pacto con patronal y sindicatos para posponer hasta 2014 un nuevo recorte de 4.300 millones de euros. Según las previsiones del ministerio de Finanzas, “la economía patria se va a recuperar” y, de ahí que pudiera revisarse el recorte a finales del año en curso. La mayoría de los economistas nacionales son más pesimistas. En su opinión, el consumidor no ha recuperado aún la confianza y así no habrá crecimiento. “Es muy importante, antes estas cifras tan duras, que el pacto social funcione y podamos contener el ritmo del aumento de parados”, ha dicho el socialdemócrata Lodewijk Asscher, titular de Asuntos Sociales.

Hace treinta años, durante la recesión de 1983-84, se produjo otra subida récord de desempleo en Holanda. Entonces, un 10% de la población activa estaba en paro. Las peores cifras, sin embargo, se remontan a los años del siglo pasado. Durante la crisis de 1935, había un 20% de personas sin trabajo.