Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORGE BARREDO / Presidente de UNEF

“El Gobierno nos está arruinando”

La patronal de la fotovoltaica pide al Gobierno sinceridad y seguridad jurídica

La industria niega que las renovables sean la causa del déficit de tarifa

Jorge Barredo, presidente de UNEF.
Jorge Barredo, presidente de UNEF.

La industria de las energías renovables está en pie de guerra contra el Gobierno. El sector acusa al ministro José Manuel Soria de tratar a las primas que recibe la producción de energías renovables como el chivo expiatorio del déficit de tarifa, que cerró 2012 en 4.281 millones de euros. Para Jorge Barredo, presidente de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la intención manifiesta del Ejecutivo de acabar con el déficit de tarifa tajando las primas vía real decreto ley daña a una industria en expansión, al futuro económico de España y a la imagen del país en el extranjero.

Pregunta: Tienen ustedes un enfado mayúsculo con el Gobierno en general y con el ministro en particular.

Respuesta: Es que nos están arruinando. Las últimas reformas energéticas, tanto del Gobierno como el de su antecesor, han provocado que en ciertas plantas hayan descendido los ingresos casi en un 40%. Pero este último decreto hace que los precios dejen de estar unidos a la evolución de la inflación, por lo que este descenso de ingresos no hará sino aumentar.

P. ¿Y cuál es el efecto en el sector de esa desindexación?

R. El problema fundamental es que ya no se ve el fin. Hasta ahora, los bancos pensaban que el problema estaba circunscrito a 2013 y que iba a mejorar con la recuperación económica. Ahora ya no están tan seguros. Con los recortes, muchas plantas no ingresan lo suficiente para cubrir el servicio de la deuda, por lo que están tirando de caja. Y, en muchos casos, la garantía es la propia central eléctrica. Si los bancos deciden abrir la caja de los truenos y ejecutar las garantías, se van a encontrar con que no tenemos dinero para pagar los créditos, por lo que se van a tener que quedar con unos activos que ahora mismo no se venden, porque nadie quiere invertir en España. Y aunque no lo pidan, las auditorías lo van a notar, la deuda va a tener que reclasificarse, va a ser necesario dotar y podemos encontrarnos con una Sareb [el banco malo] para las renovables. Es una pelota que se pone a rodar y no se sabe donde va a terminar. Sinceramente, no sé donde vamos a llegar.

P.  ¿A quién representa su asociación?

Hay 200.000 inversores que han puesto como garantía sus casas, sus tierras y sus ahorros”

R. En la fotovoltaica hay todo tipo de inversores. Están las 200.000 personas físicas que han puesto como garantía sus casas, sus tierras y sus ahorros, pero también hay empresas y fondos de inversión, incluyendo a los grandes inversores internacionales. Estos últimos han ido al arbitraje internacional, y nos han dicho ya que están dispuestos a desinvertir todo lo que tienen y salir de España, por que no se fían de nuestra seguridad jurídica.

P. ¿Cuál es la actitud del Gobierno con las renovables?

R. Para el Gobierno las renovables son el chivo expiatorio de los males de España, cuando importamos el 86% del déficit de la balanza de pagos viene de la importación de combustibles. Lo que más nos molesta es que en los reales decretos se digan cosas que son mentira. Negamos que las renovables cada vez cuesten más, especialmente la solar fotovoltaica. Cada dos por tres el Gobierno afirma que hay un desajuste en la generación fotovoltaica. No es cierto. Todo lo que reciben las plantas está perfectamente tasado y calculado, haya sol o no haya sol, y por supuesto estas cifras las conoce el ministerio.

P.  ¿Lo han discutido?

R. Las cosas han mejorado tras la llegada de Alberto Nadal a la secretaría de Estado de Energía. A pesar de que no viene del sector energético, es una persona con la que se puede hablar. Nos ha ofrecido diálogo, una novedad, porque, hasta entonces, no había interlocución con el Gobierno. El nuevo secretario quiere llevar a cabo una reforma a fondo del sector, lo que es absolutamente necesario, pero quizás lo está queriendo sacar adelante con demasiada prisa.

P.  ¿Ha hecho bien el Gobierno en trasladar a los consumidores el descenso del precio de la energía tras la última subasta?

R. Es una medida comprensible, dado que hay gente que lo está pasando muy mal. Pero cuando el precio subía un 7% tras las subastas de energía el Gobierno no trasladaba ese alza a los consumidores. Hubiera sido mejor para los propios ciudadanos resolver antes que nada el problema del déficit.

P. ¿Qué hacer con el déficit? ¿Cuál es la responsabilidad de las renovables?

R. La bolsa del déficit de tarifa es una pelota que hay que digerir, porque España no se lo puede permitir. Pero no es culpa de las renovables. En Alemania e Italia hay renovables y no hay déficit de tarifa. Hay otros factores, como los gastos en distribución, en transporte, los gastos de insularidad, etcétera, que también contribuyen a aumentar el déficit. Pero el Gobierno quiere hacer pasar el mensaje de que las renovables son caras y suben el precio de la energía. Todo lo contrario. Las renovables hacen bajar el precio de la energía.

P.  ¿Ha habido una burbuja de la energía fotovoltaica?

El anterior Gobierno no legisló para acomodar la producción a las necesidades del país”

R. No. Hay que poner las cosas en perspectiva. España es el octavo país del mundo en energía fotovoltaica. Alemania e Italia tienen más potencia instalada y Japón está a punto de superarnos. Se ha dicho que somos los líderes en instalación: eso es una mentira como una casa. Lo que sí ha ocurrido es que el anterior Gobierno no legisló para acomodar la producción a las necesidades del país.

P.  ¿Cuál es ahora mismo la esperanza del sector?

R. El autoconsumo con balance neto. Si un consumidor pone una placa fotovoltaica en el tejado de su casa, la energía que, por alguna razón u otra, no consume, se vuelca a la red eléctrica y el usuario no recibe nada por ella. Lo que nosotros queremos es que, en una primera fase, toda esa electricidad que pasa a la red la pueda consumir en otro momento.

P. ¿Eso está regulado?

R. El Gobierno posterga constantemente su regulación.

P. ¿Por qué?

R. Porque nosotros hemos calculado que, en un mercado realmente liberalizado, el autoconsumo con balance neto puede llevarse hasta un 20% del mercado, especialmente en zonas de buen clima, el sur de la Península o las islas. Esa energía se dejaría de consumir de centrales tradicionales ya instaladas, lo que, según el Gobierno, haría crecer el déficit de tarifa. No piensan en una estrategia a largo plazo; solo piensan en cubrir el año que viene.

P.  ¿Cuál es el futuro de la energía fotovoltaica en el resto del mundo?

R. Muy poca gente duda de que la fotovoltaica es el futuro de la energía. Creo sinceramente que en poco tiempo, el resto de energías van a tener que protegerse de la fotovoltaica, porque cada vez los costes son menores y con mejores economías de escala. En Oriente Medio se están construyendo instalaciones gigantescas.