El BBVA calcula que deberá aportar 300 millones para el fondo de las preferentes

El banco no se beneficiará de las exenciones al no haber puesto capital para el banco malo Las entidades deben pagar una derrama del tres por mil sobre sus depósitos computables

BBVA calcula que aportará alrededor de 300 millones de euros en la derrama extraordinaria del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para dar liquidez a los tenedores de preferentes de Novagalicia Banco y Catalunya Banc, según han confirmado fuentes oficiales del banco que preside Francisco González.

El real decreto ley para dar una salida al problema de las preferentes establece una derrama extra de la banca al FGD del 3 por mil de los depósitos, cantidad con la que se conseguirá obtener entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

Del total, siguiendo la distribución en dos fases de la derrama, la entidad presidida por Francisco González estima que aportará unos 120 millones correspondientes al 40% que se tendrá que dotar en los veinte primeros días de 2014. La cantidad restante, unos 180 millones, se aportará dentro del máximo de siete años contemplado en el decreto y de acuerdo con el calendario de pago que fije la comisión gestora del FGD.

BBVA calcula esta aportación extra al FGD aplicando la tasa del 3 por mil sobre el total de depósitos computables, que en su caso alcanzan la cifra de 101.000 millones de depósitos.

Esa aportación se hace en dos tramos, uno primero del 40% y uno segundo del 60%. Sobre el primer tramo, el decreto ley aprobado por el Gobierno prevé que se puedan aplicar una serie de deducciones si hay una mayoría de dos tercios en la comisión gestora del FROB que así lo decide.

Entre esas deducciones aplicables al primer tramo, se prevé una de hasta un máximo del 30% de las cantidades invertidas por las entidades, antes del 31 de diciembre de 2013, en la suscripción o adquisición de acciones o instrumentos de deuda subordinada emitidos por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (la Sareb o banco malo), aunque esa deducción no podrá superar el 90% de la cantidad a aportar en este primer tramo. El BBVA no ha invertido en el banco malo. Por tanto, no podrá aplicarse esa deducción. Si hubiera realizado aportaciones similares a las del BBVA o Caixabank, se podría deducir hasta el 90% de esos 120 millones que debe aportar en el primer tramo. Con ello, el castigo por no participar en la Sareb es de unos 108 millones de euros.

Ese limite del 90% se aplicará a otras entidades como el Santander o Caixabank que, de ese modo, estarán muy lejos de poder deducirse efectivamente el 30% de lo invertido en el banco malo.

En el segundo tramo, no se aplicarán deducciones por lo invertido en el banco malo. En ese segundo tramo tampoco son posibles la otra deducción prevista para el primero: una deducción de hasta un máximo del 50% en las aportaciones de las entidades adheridas cuya base de cálculo no exceda de 5.000 millones de euros. Asimismo, el FGD puede decidir dejar exentos de la aportación del primer 40% a las entidades nacionalizadas. Sin embargo, estas sí tendrán que aportar en el segundo tramo, el del 40%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS