Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS CHIPRE

Schäuble afirma que el rescate a Chipre no es modelo para futuras ayudas

"Chipre es y seguirá siendo un caso único y especial", asegura el ministro de Hacienda en una entrevista al periódico popular alemán 'Bild'

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. Ampliar foto
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. EFE

El ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, descarta que la quita a los depósitos bancarios que superan los 100.000 euros aplicada en el rescate de Chipre sea un precedente en Europa. En una entrevista publicada por el diario conservador Bild,el democristiano Schäuble ha insistido en que Chipre “es y será un caso único y especial”, porque “sus dos grandes bancos eran insolventes en la práctica” y el Estado “no tenía dinero para garantizar los depósitos, ni siquiera los de menos de 100.000 euros”.

La implicación de las cuentas y depósitos de ahorro en los costos para evitar la bancarrota nacional de Chipre sirve, según el ministro, para que “los propietarios y los acreedores” asuman la consecuencia de sus inversiones: “el riesgo y la oportunidad son dos caras de la misma moneda”.

Cuando pasa del “caso único” a destacar el “riesgo” de los inversores, Schäuble anuncia la estrategia de empujar para las futuras crisis bancarias en Europa. Por un lado, quiere quitar hierro a las polémicas declaraciones del presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem. El holandés habló del rescate de Chipre como “modelo” a seguir, aunque se viera precedido por una semana de caos e incertidumbre en los mercados y por un acuerdo, finalmente, anulado, para gravar con un 6,75% los depósitos chipriotas con menos de 100.000 euros. Schäuble, como todos los ministros de la Eurozona, aprobó aquella controvertida quita.

Luxemburgo tiene motivos para sentirse inquieto por el volumen de su sector financiero

Ahora dice que “los depósitos de hasta 100.000 euros están garantizados en toda Europa”. Pero no niega la aspiración europea a que los bancos se vean forzados a cargar con parte de las pérdidas en los futuros rescates. Su Ministerio quiere que el nuevo modelo para implicar al sector financiero entre en vigor ya en 2015. El plan actual es que empiece en 2018.

Los planes inquietan a la vecina Luxemburgo, cuyo sector financiero multiplica por 22 el Producto Interior Bruto anual del país. Abogan por impedir también la implicación de los inversores y depositantes más potentes. Según su ministro de Hacienda Luc Frieden, lo contrario “haría que saquen su dinero de la Eurozona y minaría la confianza de los ahorradores”.

También cabe temer los efectos de la medida en países como España, en pleno proceso de recapitalizar sus bancos con decenas de miles de millones de euros. ¿Quién llevará dinero a un país en crisis si, además, se teme quitas al estilo chipriota? En Berlín dicen no ver relación alguna, porque el problema español “es cosa del pasado” gracias el rescate concedido el pasado verano.

“El marco de hasta 100.000 millones de euros” en ayudas al sector financiero español, dicen en el Ministerio de Hacienda, “ahuyenta cualquier miedo a escenarios como el de Chipre”.