Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos rechaza las críticas de Ordóñez y dice que el FROB aprende de sus errores

"Si uno mira continuamente para atrás, puede acabar en estatua de sal", advierte el ministro

Asegura que la salida de Rato fue una decisión "absolutamente personal"

El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos. REUTERS

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha reconocido que ahora, a toro pasado, la integración de varias entidades para constituir Bankia fue un "error", como también lo fue la salida a Bolsa de la entidad. Además, ha advertido al anterior gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que no insista en sus críticas al Ministerio sobre la gestión de la crisis de esta entidad, ya que "si uno mira continuamente para atrás, puede acabar convertido en estatua de sal". El exgobernador, que llegó a temer que los problemas de Bankia acabasen provocando la salida de España del euro, defiende que fue la irrupción de Economía en el proceso la que acabó precipitando los acontecimientos y lo que, a la larga, minó la confianza internacional en el país.

Guindos ha asegurado que la marcha de Rodrigo Rato de la presidencia del banco fue una decisión "absolutamente personal" y que el Gobierno no le pidió que se fuera. Sin embargo, según aseguró Ordóñez ante el juez del caso Bankia, la dimisión de Rato fue una imposición del Ministerio, ya que el plan que preparaba el supervisor en colaboración con Economía hasta ese momento era apartar a Rato de la dirección ejecutiva de la entidad, pero mantenerlo como presidente.

Guindos ha admitido que, para él, la nacionalización de Bankia fue una situación complicada, pero ha añadido que fue Rato quien le planteó su marcha y que él propuso al que hoy es su sucesor, José Ignacio Goirigolzarri, en contra de lo que afirma Ordóñez. "Fueron decisiones absolutamente voluntarias", ha insistido De Guindos, que ha añadido que, en su opinión, Rato, a quien le une una "magnífica relación personal" tras ser su jefe de Gabinete hasta 2004 mientras este era vicepresidente del Gobierno, ha sido "el mejor ministro de Economía de la democracia".

Además, preguntado directamente por las palabras de Ordóñez, que aprovechó su comparecencia en la Audiencia Nacional para criticar duramente la gestión de Guindos en Bankia, tal y como se expone en su declaración, publicada íntegramente por EL PAÍS, el ministro ha abogado por "aprender de los errores" del pasado, con lo que ha apuntado veladamente a la gestión de Ordóñez, responsable del Banco de España hasta el pasado verano. "El FROB ya ha tomado acciones contra aquellos gestores que consideran que han hecho cosas que no son correctas", ha señalado.

Por otra parte, el ministro ha descartado este lunes una fusión entre los bancos nacionalizados, Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia Banco, ya que el fin último del proceso será privatizarlos. Según ha explicado, lo que se va a hacer es coordinar su comportamiento con vistas a que mantengan su independencia y se puedan vender en un futuro. Con estas palabras, el ministro descartaba una de las vías planteadas tras la decisión del fondo estatal para la reestructuración del sector, el FROB, de suspender la subasta de Catalunya Banc por la falta de ofertas competitivas.

Sobre esta decisión, la agencia de calificación de riesgos Moody’s advierte de que daña la imagen de la reforma financiera. "El fracaso del FROB en vender este banco controlado al 100% es negativa para el crédito del conjunto del sistema bancario porque puede interpretarse como falta de confianza del sector privado en el éxito del proceso de reestructuración y saneamiento de los bancos más débiles", señala la agencia.

Con vistas al futuro, el ministro ha subrayado que el Gobierno utilizará a las entidades nacionalizadas "de una forma razonable y racional" para dar crédito a la economía. Al respecto, ha señalado que "no todo el mundo" se merece un crédito, porque hay empresas que se han sobreendeudado, y ha dicho que son las pymes las que deben concentrar el esfuerzo crediticio.

Guindos, en una entrevista a Antena 3, ha asegurado que las tres entidades nacionalizadas están  "muy saneadas", son "muy solventes" y cuentan "con muchísima liquidez". Para argumentar esta apreciación, el ministro ha recordado que en Bankia se han inyectado 22.000 millones y que se le ha comprado "todo el crédito malo", mientras ha añadido que ocurre "algo parecido" con las otras dos entidades nacionalizadas. Guindos también ha descartado que Catalunya Banc se vaya a integrar en Bankia y ha insistido en que después del dinero invertido, la intención del Gobierno es "no malvender" la firma catalana.

En cuanto al tema de las preferentes, el titular de Economía ha explicado que se "está intentando dar una salida" a un problema que, según ha recordado, no generó este Gobierno. "Lo que me toca es buscar soluciones, que no son sencillas, pero a través de los procesos de arbitraje y del canje en las próximas semanas en las entidades nacionalizadas, habrá un alivio para estos tenedores de preferentes", ha subrayado el ministro, que ha dicho tajante que este producto "nunca se tenía que haber vendido a un ahorrador tradicional".

El ministro insiste: Se bajarán impuestos si el déficit deja

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha insistido este lunes en que el Gobierno bajará los impuestos, entre ellos el IRPF, si hay margen para ello sin lastrar el déficit. "En cuanto a bajadas (de impuestos), es lo que vamos a ver, si es compatible con la reducción del déficit público y espero que sea así", ha dicho Guindos durante la entrevista a Antena 3.

Por el contrario, ha rechazado de forma contundente que el Gobierno contemple subir otra vez el IVA, y ha asegurado que en estos momentos no está sobre la mesa "en absoluto" subir otros impuestos. Pese a la negativa, Bruselas advierte de que si no se toman medidas adicionales será complicado cumplir con los objetivos de déficit de 2014.

A este respecto, ha abogado porque el ritmo de reducción del déficit sea "prudente y adecuado" con la situación de la economía y ha valorado que Bruselas ya se ha mostrado dispuesta a dar más tiempo a España. "Es el escenario más probable", ha señalado.

El ministro, que no quiso hablar de brotes verdes, pero sí consideró que la economía española está hoy mejor que hace un año, señaló que a finales de 2013 ya habrá crecimiento positivo, tras dos primeros trimestres con caídas del PIB y un tercer trimestre con crecimiento prácticamente cero. No obstante, admitió que para crecer a ritmos del 2% "falta un poco".