Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los reproches del ministro

Montoro usa información reservada de Hacienda para atacar a sus críticos.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En sus últimas intervenciones parlamentarias el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha aludido al algunos grupos críticos con la gestión del Gobierno para recordarles que deben pagar los impuestos. Ha sugerido que actores, grupos políticos, diputados y grupos de comunicación tienen problemas con el fisco. Se ha defendido así de los ataques parlamentarios, bordeando la ley.

La semana pasada cargó contra las bancadas de la oposición sin citar un grupo concreto pero señalando a los socialistas. “Lo deberían entender todos los adversarios politicos y todos los grupos donde fielmente deberían pagar también sus impuestos, porque todos tenemos que pagar fielmente los impuestos”, señaló el ministro en sede parlamentaria. Los socialistas han pedido la dimisión del titular de la Hacienda Pública. Señalan que si conoce a algún defraudador lo que tiene que hacer en vez de amenazar es denunciarlo y perseguirlo. “Un ministro que perdona impunemente a los evasores con la amnistía fiscal y que ha hecho un terrible daño a la Hacienda Pública no debería dar lecciones de nada”, asegura el diputado del PSOE, Pedro Saura.

No es la primera vez que Montoro lanza insinuaciones sobre irregularidades fiscales contra aquellos que le critican. Hace un par de semanas incendió el mundo artístico al señalar, sin citar nombres, a algunos actores. “Nosotros no hemos tenido aquí a nuestro Depardieu [el actor francés que se ha instalado en Bélgica para eludir la subida fiscal del Gobierno socialista]. No ha hecho falta. ¿Sabe por qué? Porque algunos de nuestros famosos actores no pagan impuestos en España”, aseguró entonces.

Fuentes del Gobierno explican que no hay una estrategia diseñada desde el Ministerio de Hacienda para señalar a distintos grupos críticos. Se trata, cuentan fuentes del Departamento que dirige Montoro, de reproches que lanza a diferentes sectores que tienen cuestiones pendientes con el fisco. El ministro considera que es su obligación señalar a quienes incumplen. Y llega hasta donde le permite la ley, justifican en el Ejecutivo.

La oposición le acusa de vulnerar el artículo 95 de la Ley General Tributaria que establece: “Los datos, informes o antecedentes obtenidos por la Administración tributaria en el desempeño de sus funciones tienen carácter reservado y sólo podrán ser utilizados para la efectiva aplicación de los tributos o recursos cuya gestión tenga encomendada y para la imposición de las sanciones que procedan, sin que puedan ser cedidos o comunicados a terceros”. El mismo artículo añade en su punto tercero: “Cuantas autoridades o funcionarios tengan conocimiento de estos datos, informes o antecedentes estarán obligados al más estricto y completo sigilo respecto de ellos”.

Pero en el ministerio señalan que Montoro es cuidadoso y sabe hasta donde puede llegar. Recuerdan que no ha mencionado ningún nombre. Y descartan de que se trate de una amenaza o sea una acusación contra los críticos. Se debe, dicen, a la crítica situación fiscal del país. Insisten en que también atacó a empresas del IBEX por no pagar impuestos.

Pero Rosa Díez, la líder de UPyD, lo ve de otra manera: “Montoro es la viva imagen de la frivolidad. Más le valdría escuchar a los inspectores y dotar de medios a la Agencia Tributaria para que puedan perseguir a los defraudadores en vez de tratar de desviar la atención hacía supuestos incumplimientos de los que, en última instancia, si conoce y tolera no deja de ser él mismo responsable”.

Fuentes de la inspección de Hacienda precisan que aunque el ministro como tal no tiene acceso a la información tributaria. “Solo tiene que descolgar un teléfono y preguntar a la directora de la Agencia para obtener esa información”.