Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa anuncia que no pagará dividendo tras ganar un 8% menos en 2012

La eléctrica achaca el descenso a los recortes del Gobierno para atajar el déficit de tarifa

La compañía recurrirá las medidas de Industria y prevé encarecimientos de la electricidad

El consejero delegado asegura que se mantiene el cierre de la central nuclear de Garoña

El presidente de Endesa, Borja Prado, al terminar la junta de Enersis en Chile, en diciembre pasado.
El presidente de Endesa, Borja Prado, al terminar la junta de Enersis en Chile, en diciembre pasado.

Endesa logró un beneficio neto de 2.034 millones en 2012, lo que supone un descenso del 8% respecto al ejercicio anterior, según ha informado este miércoles la eléctrica, que achaca esta caída a los recortes en la remuneración de actividades reguladas aplicados por el Gobierno para acabar con el déficit de tarifa (diferencia entre los ingresos y los costes regulados del sistema eléctrico). Además, tras estos resultados, la compañía ha decidido no repartir dividendo con cargo a los resultados del año pasado.

En España y Portugal su resultado neto se redujo el 11%, hasta los 1.410 millones de euros. Como consecuencia de la reducción de beneficios. La compañía fue rotunda en los mensajes sobre el negocio español que incluyó en su presentación de resultados: “Perspectivas difíciles para 2013”. Los recortes de incentivos a los proyectos de renovables, así como a la distribución y a los pagos por capacidad aplicados el año pasado, le han supuesto un impacto negativo de 313 millones. Además, la menor retribución de la generación en las islas se ha traducido en una reducción de ingresos de 100 millones más, según la presentación a analistas realizada por la compañía.

En cuanto al año próximo, Endesa calcula que los nuevos impuestos a la generación, que entraron en vigor el 1 de enero, tendrán un impacto en las cuentas de 2013 de unos 900 millones de euros, y el decreto que este año cambia el índice sobre el cual se actualiza la remuneración del negocio regulado reducirá sus ingresos otros 22 millones.

La compañía dijo que trasladará a sus clientes el impacto de estos cambios “todo lo que sea posible”. Aun así, no da por perdida la guerra: según aseguró el consejero delegado, Andrea Brentan, Endesa tiene previsto “presentar recursos ante los tribunales” cuando concluyan sus análisis jurídicos sobre las medidas del Gobierno, en las que aprecia elementos “discriminatorios y retroactivos”.

Fuente: Endesa. ampliar foto
Fuente: Endesa.

Brentan, además, advirtió de que tras los ajustes en el sector "obviamente Endesa está trabajando en un plan de recorte de costes y gastos operativos para eliminar la instalación de nuevos proyectos de capacidad eléctrica" en España. La empresa cifra en 313 millones de euros el impacto de las medidas regulatorias aprobadas en 2012 y expresa su confianza en que el déficit de tarifa sea cero durante el presente ejercicio.

También influyeron en las cuentas de 2012 de la compañía, participada en un 92% por la italiana Enel, el menor margen de generación en Chile consecuencia de la menor utilización de las centrales hidroeléctricas.

Una facturación superior

El año pasado, Endesa facturó 33.933 millones de euros con un aumento del 3,8% debido, fundamentalmente, a los mayores precios de venta, mientras que los costes variables crecieron el 6,6% por el encarecimiento de los combustibles. La eléctrica ha decidido que el resultado del ejercicio 2012 se destine en su totalidad a remanente.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se redujo el 3,6%, hasta los 7.005 millones de euros, lastrado por los recortes en España, principalmente en la remuneración a la distribución, y la fuerte sequía en Chile. En España y Portugal, el ebitda bajó el 5,7% y se situó en 3.796 millones, en tanto que el beneficio neto fue de 1.410 millones, inferior en un 11,5% al del ejercicio anterior.

El resultado del negocio latinoamericano creció un 0,8%, hasta 624 millones de euros

El directivo también pronosticó un encarecimiento de la electricidad en los mercados mayoristas en España durante 2013, a la vista de que las ventas a plazo marcan ya precios de 62 euros por megavatios hora (MW), frente a los 49,2 euros por MWh de la última subasta, y de que los nuevos impuestos eléctricos se trasladarán previsiblemente a los precios.

En Latinoamérica, el resultado bruto de explotación fue 3.209 millones, inferior en un 1% al de 2011 por la sequía en Chile, mientras que el neto mejoró un 0,5% (2.420 millones) por el saneamiento de los activos de distribución realizados en 2011 en Argentina. El beneficio neto del negocio latinoamericano de Endesa se situó en 624 millones de euros, lo que supone un aumento del 0,8%.

El cierre de Garoña, por motivos económicos

En la misma conferencia con analistas, Brentan ha asegurado que la eléctrica se ha visto obligada a cerrar la central de Garoña por motivos "única y estrictamente" económicos y ha asegurado que, por el momento, no hay novedad alguna que lleve a sus propietarios a cambiar su decisión.

Está previsto que la central de Garoña, operada al 50% por Iberdrola y Endesa a través de Nuclenor, cierre definitivamente en julio, aunque hay informaciones que apuntan a que el Gobierno estaría negociando con ambas eléctricas mantenerla abierta al menos hasta 2019.

El consejero delegado asegura que el cierre de Garoña se debe a solo a motivos económicos

Endesa ha asegurado que en 2012 su resultado neto de explotación se redujo un 11% por el deterioro contable de los activos de minería y de la central nuclear de Garoña. Nuclenor, que tiene licencia para operar hasta el 6 de julio, decidió parar la central en diciembre en respuesta a las nuevas tasas e impuestos a los residuos nucleares, que bajo su punto de vista hacen la central "inviable".

El varias ocasiones, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha manifestado el deseo del Gobierno de mantener operativa la central más allá de 2013, siempre que cumplan con las exigencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Las sinergias obtenidas entre Enel y Endesa fueron de 1.048 millones, y sumadas a otros planes de eficiencia supusieron un ahorro total de 1.307 millones.

A cierre del ejercicio, la deuda financiera neta de Endesa se situó en 8.778 millones, con una disminución de 2.224 millones de euros respecto a un año antes.