El Popular entra en pérdidas por primera vez en su historia por el ladrillo

La entidad pierde 2.461 millones en 2012 y espera ganar 500 millones este año

En los 86 años de historia del Banco Popular nunca había ocurrido nada igual. La entidad no conocía los números rojos. Es lo que tienen las burbujas, las ganas de crecer a toda costa, la fuerte regulación y haber vivido la crisis más enrevesada en los últimos 70 años. Más récords: desde 1962 el banco no tenía la morosidad tan alta, (9%) y no había caído tanto el crédito.

Ángel Ron, presidente del Banco Popular, intentó poner buena cara al mal tiempo. Pero la situación no era fácil y ayer fue una presentación de resultados con semblantes serios. El Popular ha logrado seguir en pie pese a necesitar 2.500 millones de los inversores en uno de los peores momentos. El consejo de administración rechazó jugosas ofertas de competidores para vender el banco y cerró la ampliación de capital. También realizó de golpe todas las dotaciones exigidas, pero ha pagado una cara factura. La entidad perdió 2.461 millones en 2012, después de destinar 9.600 millones para sanear su riesgo inmobiliario. Ahora la posible morosidad del ladrillo está cubierta al 65%.

Una vez superada la losa de las provisiones, aunque siga creciendo la morosidad, el banco espera un beneficio de 500 millones en 2013, después de concluir la fusión con el Pastor, una operación que ha salido más cara de lo pensado en un principio.

El presidente citó, en su discurso, la necesidad de “volver al negocio básico”, en una aparente autocrítica sobre la actuación en el pasado. Preguntado si realizarán un cambio de rumbo, Ron recordó, como una experiencia negativa, los años en los que las cajas crecían a dos dígitos, forzando a los demás para no perder cuota de mercado. Ahora aislarán “los activos adjudicados de promotores y constructores que es lo que queremos vender y nos centraremos en las pymes y el negocio alrededor de la familia, menos dependiente del mercado hipotecario”. Parece claro el viraje. Por cierto, la entidad comentó que ha activado “el 72% de las cláusulas suelo” de las que dispone, “con lo que ha protegido el margen financiero en las hipotecas”, aunque los clientes se habrán perdido la rebaja del Euríbor.

Más información

Ron destacó que en 2012 subió un 26% el margen bruto y un 24% el de explotación, que indican la fortaleza de su negocio. Con la fortaleza que le proporcionan estas cifras, el presidente anunció que probablemente el dividendo regrese a mediados de este año, después de haberlo quitado por la llegada de los números rojos.

“Lo peor para el banco ya ha pasado. 2012 ha sido un ejercicio frenético, con subidas de la prima de riesgo, recesión, subida del paro juvenil, avalancha regulatoria y exámenes a la banca”, avanzó Ron. Pero, cerrado ese capítulo, calificó 2013 como “un año complicado, con mejoría en la última parte. 2014 será mejor. El entorno sigue siendo desafiante”, resumió. Preguntado por si había pensado en dimitir por las pérdidas, Ron dijo que no había que hacer análisis de corto plazo “porque son equivocados”.

Pese a que no se ha marchado, Ron ya no llevará el día a día. Se dedicará a la expansión en el exterior donde ahora solo tiene una entidad en Miami. Francisco Gómez es el nuevo consejero delegado, que llevó riesgos desde 2007. “Es un experto en negocio minorista”, le definió Ron.

Sobre la firma

Í. DE BARRÓN

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción