Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos anticipan la devolución de 137.200 millones al BCE

Las entidades amortizan un 28% de la primera inyección de liquidez a tres años del supervisor

La devolución supera las expectativas de los analistas y empuja al alza la cotización del euro

278 de los 523 bancos que recibieron fondos aprovechan la primera opción de devolver dinero

Algunos bancos de la zona euro empiezan a ser menos dependientes de la inyección de liquidez del Banco Central Europeo (BCE), una señal más de lo que el supervisor interpreta como una mejora significativa de las condiciones financieras, como otro augurio de que lo peor de la crisis de euro ha pasado ya, aunque las brutales cifras de desempleo cuenten otra cosa. El BCE da, desde la próxima semana, la posibilidad de que los bancos que se apuntaron a la primera macrosubasta de liquidez a tres años (prestó 489.190 millones a tipos inferiores al 1%), devuelvan el crédito de forma anticipada. Una opción, que según acaba de anunciar el emisor del euro, ejercerán 278 de las 523 entidades que recibieron fondos: amortizarán, según el comunicado del BCE 137.200 millones, un 28% del dinero prestado.

A partir de ahora, las entidades tendrán cada semana la posibilidad de devolver, total o parcialmente, lo que recibieron en la subasta de diciembre de 2011. A partir de finales del próximo mes, este mecanismo de pago anticipado se abrirá también para los 800 bancos que se acogieron a la segunda subasta, que inyectó otro 529.529 millones en el sistema financiero del euro.

El pistoletazo de salida de este mecanismo de devolución anticipada ha superado ampliamente las expectativas de los analistas. Según recogía una encuesta de Bloomberg entre una decena de servicios de estudios internacionales, los expertos esperaban que, en esta primera semana, la amortización no llegara a 85.000 millones de euros. De hecho, tampoco creían que se pague por anticipado mucho más de 200.000 millones de las dos subastas en la primera mitad del año, una estimación que esta primera devolución deja pequeña.

Los bancos españoles pidieron casi un tercio del billón que prestó el BCE entre 2011 y 2012

El BCE no ha suministrado información detallada sobre los bancos, ni siquiera su nacionalidad, que han decidido devolver dinero. Según las estimaciones de los analistas, a partir de datos recopilados por bancos centrales nacionales, las entidades españolas fueron las que más recurrieron a esta vía extraordinaria de préstamo a tres años que concedió el BCE, hasta acaparar unos 313.000 millones, un 31% del billón inyectado en las dos subastas. Los bancos italianos, también con graves problemas de liquidez en el paso de 2011 a 2012, pidieron el 25% de los créditos.

Las reservas de los analistas se debían a la incertidumbre que genera el resultado de las elecciones italianas, pero sobre todo al hecho de que todavía hay muchos bancos en la periferia sin acceso a los mercados. Además, muchas entidades aprovecharon la liquidez del BCE para invertir en deuda pública y sacar provecho de la diferencia de tipos de interés, con lo que en muchos casos le sale más a cuenta esperar el vencimiento de esas operaciones. Que parte de esas dudas hayan quedado despejadas, animó la cotización del euro (cerca ya de 1,35 dólares) y relajó las primas de riesgo. Está por ver cuántos de los bancos que amortizan ahora deuda a tres años recurren a otras vías abiertas de préstamo del BCE, pero a plazos más cortos (una semana, un mes o tres meses).

Al desenchufarse de la poderosa vía de liquidez que ofrece el BCE, las entidades se ahorran los intereses a partir de la amortización del crédito. Y recuperan el control de los activos que habían ofrecido como garantía en el préstamo, una exigencia del supervisor del euro en este tipo de operaciones. Y, sobre todo, mandan el mensaje de que ya no necesitan la asistencia del supervisor, de que son capaces de conseguir liquidez en el mercado (interbancario o no) para cubrir sus vencimientos de deuda, incluso de que tienen suficiente credibilidad para concertar operaciones sin necesidad de colaterales