Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE desmiente que pida endurecer ya la reforma laboral

La patronal anima a "seguir avanzando en medidas de flexibilidad y en la moderación salarial"

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, escucha a Cándido Méndez, líder de UGT, durante la firma del II Acuerdo para el empleo.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell, escucha a Cándido Méndez, líder de UGT, durante la firma del II Acuerdo para el empleo.

La CEOE ha desmentido esta tarde las informaciones publicadas a primera hora en las que seindicaba que la patronal apostaba por endurecer la reforma laboral, que en febrero cumplirá su primer año de vigencia. Fuentes de la patronal citadas por Europa Press habían indicado previamente que una de las principales preocupaciones de los empresarios se centra en los problemas que se están encontrando en los tribunales para sacar adelante expedientes de regulación de empleo (ERE).

La reforma laboral elimina la necesidad de contar con una autorización administrativa para poder plantear un ERE y deja la puerta abierta a que en su tramitación el juez encuentre errores de forma o considere no suficientemente justificado el procedimiento.

Como muestra, los registros del pasado año del despacho de abogados Cuatrecasas reflejan hasta 22 sentencias que declaran la nulidad o improcedencia del despido por cuestiones como insuficiencia de documentación, vulneración del derecho a la negociación colectiva u omisión de requisitos formales, frente a otras nueve en las que se falló a favor de los empresarios al considerar que los despidos colectivos estaban ajustados a derecho.

En España se han aprobado dos reformas laborales desde 2010, aunque la CEOE admite que "queda mucho camino por profundizar". Tal y como plantearon en un comunicado publicado este pasado jueves tras conocer los datos de paro y afiliación del mes de diciembre, la patronal cree necesario "seguir avanzando en medidas de flexibilidad y en la moderación salarial, en los términos previstos en el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva", para lograr competitividad y acercar la recuperación económica y del empleo. Gracias a este pacto, de hecho, los salarios se han frenado, lo que ayuda a las empresas a realizar el ajuste que hasta ahora venían realizando por la vía del despido. Según el balance del pasado año de los registros de los Servicios Públicos de Empleo, en España se destruyeron más de 2.000 empleos al día en 2012.

Por otro lado, los empresarios también mantienen su descontento ante las últimas subidas de impuestos y la negativa a rebajar finalmente las cotizaciones sociales. Se refieren a la decisión de no rebajarlas en un punto en 2013 y otro en 2014, como había anunciado el Gobierno, para no ahondar más en la delicada situación de las cuentas de la Seguridad Social, que a la espera de conocer los datos oficiales se prevé que sufra en 2012 un déficit de hasta 10.000 millones.

Con vistas al futuro, el Gobierno, que sostiene que habría un millón menos de parados de haberse aplicado antes la reforma laboral, confía en que el mercado laboral español vuelva a crear puestos de trabajo a finales de este año.

Más información