Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU cargan contra la decisión de Alierta de fichar a Rato en Telefónica

La oposición centra la crítica en que el exministro sea contratado por la compañía que privatizó

La decisión del presidente de Telefónica, César Alierta, de fichar a Rodrigo Rato para los consejos asesores de la compañía en Latinoamérica y Europa —cobrará cerca de 200.000 euros por funciones que no exigen dedicación exclusiva—, ha provocado la reacción airada de dirigentes de Izquierda Unida y PSOE. Rato dimitió en mayo de la presidencia de Bankia y está imputado en la Audiencia Nacional junto a otros 32 directivos por varios delitos relacionados con la gestión de la entidad.

En 1996, Rato, cuando era ministro de Economía del Gobierno de José María Aznar, designó a Alierta para presidir Tabacalera. “Y fue el mismo que desde el Gobierno privatizó la compañía que ahora contrata sus servicios”, recalcó el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, en las redes sociales, donde tildó al exministro del PP de “enterrador de Bankia”.

“Rato encarnó el mito de la derecha como supuesta gestora cum laude y ha acabado descendiendo al abismo de liderar el peor hundimiento bancario de la democracia”, añadió. “Con estos precedentes, no es en absoluto la mejor idea su fichaje por Telefónica”, concluyó López.

"Es un escándalo de corrupción política", afirma  Gaspar Llamazares (IU)

“Es un escándalo de corrupción política”, afirmó Gaspar Llamazares, diputado de IU en el Congreso, en una conferencia de prensa en Oviedo. Para el diputado, este caso refuerza la teoría de la “puerta giratoria” entre la política y las grandes empresas. Llamazares recordó la trayectoria del exministro: “De la política al Fondo Monetario internacional \[Rato fue director gerente del Fondo hasta 2007\], a Bankia y a Telefónica”.

“Esta puerta giratoria es el agujero negro de la política, y de los oligopolios políticos y económicos”, dijo en referencia a las empresas públicas privatizadas. “Es un escándalo de corrupción política que debería llevar a medida adicionales en materia de incompatibilidad y evitar la colusión de lo público y lo privado”, planteó.

En Telefónica han recalado varios expolíticos y ex altos cargos de distintos partidos. Entre ellos, Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat Valenciana; Javier de Paz, ex secretario general de las Juventudes Socialistas; Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno (PSOE); los exjefes de la Casa del Rey Alberto Aza y José Fernando Almansa, y Alfredo Timmerman, exjefe de Gabinete de Aznar, entre otros. También figuraba en la nómina de Telefónica hasta agosto pasado el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, que pidió una excedencia temporal en la compañía para concentrarse en su defensa por el caso Nóos,en el que está imputado.