Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

YPF sella un acuerdo con petroleros argentinos para explotar Vaca Muerta

Las petroleras perforarán pozos en el yacimiento de hidrocarburos no convencionales descubierto por Repsol

Más de un analista consideraba que la petrolera reestatalizada argentina YPF no iba a lograr convencer a ningún inversor privado para explotar Vaca Muerta, uno de los principales yacimientos de hidrocarburos no convencionales del mundo que había descubierto esa empresa cuando en 2010 era controlada por Repsol. De momento ha avanzado en dos preacuerdos que, aunque aún no son definitivos, demuestran que el apetito por petróleo y gas tal vez pueden más que los antecedentes de la relación del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con el grupo español. Nueve días después de anunciar un convenio con la norteamericana Chevron, YPF informó este viernes un pacto con los petroleros argentinos Carlos y Alejandro Bulgheroni, los hombres más ricos de su país. Los Bulgheroni son dueños del 100% de Bridas Energy, que a su vez controla el 50% de Bridas Corp., una sociedad conjunta la petrolera estatal China National Offshore Oil Corporation (CNOOC). Ni YPF ni los Bulgheroni aclararon si el preacuerdo firmado era con Bridas Energy o Bridas Corp. y adujeron que no podía revelarlo por una cuestión de confidencialidad hasta que se selle el convenio definitivo. Tanto este misterioso pacto como el de Chevron deberán ser ratificados dentro de dos meses, después de que ambas partes negocien las condicionales finales de los contratos.

YPF le entregará a Bridas Energy o Bridas Corp. el 35% de un área de Vaca Muerta, en el sudoeste de Argentina, y el 24,5% de otra en el mismo yacimiento. Ambas totalizan 663 kilómetros cuadrados. Allí en 2013 y 2014 deberán perforarse 130 pozos con una inversión de 1.134 millones de euros, que desembolsará la petrolera asociada a YPF. Bridas Energy o Bridas Corp. además se compromete a procurarle a YPF un préstamo de 378 millones para que siga invirtiendo en las dos áreas después del periodo inicial de dos años. El presidente de YPF, Miguel Galuccio, destacó que esta asociación también le aporta a su empresa la tecnología necesaria para explotar sobre todo petróleo no convencional. En Argentina, al igual que en el resto de Latinoamérica y a diferencia de Europa, no se ha generado un debate nacional sobre el impacto ambiental de la fractura hidráulica requerida para explotar este tipo de hidrocarburos. Argentina cuenta con la tercera mayor reserva de gas no convencional del mundo, detrás de China y EE UU, gracias a Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén.

El acuerdo de Bridas Energy o Bridas Corp. (esta sociedad dispone además del 40% de la segunda petrolera de Argentina, Pan American Energy, cuyo 60% es de la británica BP), se suma al de Chevron, que desembolsará 756 millones de euros también en Vaca Muerta. Repsol, a la que Argentina expropió el 51% de YPF en abril pasado, demandó a principios de diciembre en EE UU a Chevron por el memorando de entendimiento que en aquel entonces ya había firmado la compañía norteamericana con la petrolera nacionalizada. El grupo español, que aún conserva el 12% de la empresa argentina, considera que Chevron ha negociado con “representantes ilegítimos de YPF”. La petrolera estadounidense además tiene embargados sus bienes en Argentina por la demanda de indígenas ecuatorianos por el daño medioambiental que provocó en ese país entre 1964 y 1990.

Pero Chevron no se paralizó por los juicios en su contra. Al igual que Bridas Energy o Bridas Corp., venció los temores que podría haber sobre negociar con el Estado argentino. Después de la nacionalización del 51% de YPF, muchos analistas se preguntaban qué otro inversor privado iba a invertir en Argentina, teniendo en cuenta que en medio año Fernández había pasado de elogiar a defenestrar a Repsol por el déficit energético en el que incurrió su país por primera vez en más de 20 años. También existían dudas de los inversores porque en 2012 ninguna compañía multinacional pudo girar beneficios desde sus filiales argentinas a sus casas matrices por los controles cambiarios. Pero, al día siguiente de que Chevron acordada con YPF, el Gobierno de Fernández reglamentó un mecanismo para enviar las ganancias al exterior en 2013, con restricciones, pero ya sin la prohibición de facto que rigió este año.

Galuccio declaró este viernes que YPF está negociando con otras empresas y prometió más anuncios en 2013. Se ha comprometido a invertir 27.980 millones de euros en los próximos cinco años, de los cuales 3.780 millones deberían provenir de asociaciones con el sector privado. De esos 3.780 millones, Chevron y Bridas Energy o Bridas Corp. aportarían 1.890 millones. La petrolera reestatalizada ha conseguido además financiación en el mercado interno, pero no ha podido colocar deuda en el exterior, sobre todo por el riesgo de que Argentina cayera en suspensión de pagos por los litigios de acreedores. YPF ha impuesto también fuertes subidas del combustible y ha logrado que el Gobierno de Fernández elevara en forma sustantiva el precio del gas a pie de pozo.

Sin embargo, Galuccio considera importante para sus planes que Argentina llegue a un acuerdo con Repsol por el precio de la expropiación. A principios de mes, dijo que había “buen clima” para un pacto con el grupo español. La semana pasada, el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, opinó que a Argentina y a Repsol “les interesa llegar a un acuerdo”. "Creo que (el Gobierno argentino) se ha dado cuenta de que la explotación de recursos petrolíferos requiere de la participación de los inversores extranjeros y que éstos no van a participar en una empresa que pueda ser atacada en los tribunales ni lo van a hacer en un país en el que se producen confiscaciones", declaró García-Margallo a ABC. Pero mientras el pacto no se selle, la demanda de Repsol contra Argentina avanza en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), tribunal de arbitraje del Banco Mundial. La semana pasada, el CIADI aceptó de manera formal el pleito presentado por el grupo español.