Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué hará Bloomberg?

El alcalde de Nueva York medita la expansión de su imperio empresarial

Michael Bloomberg, empresario y alcalde de Nueva York
Michael Bloomberg, empresario y alcalde de Nueva York AFP

La carrera por suceder a Michael Bloomberg empieza a calentarse en Nueva York. En la arena política, claro. El empresario deja la alcaldía de la ciudad de los rascacielos dentro de un año. Y desde hace un tiempo va preparando el terreno de su retirada tras 12 años dedicado a la vida pública. Movimiento que puede ir precedido de un seísmo en el negocio de la información financiera, sector en el que controla la casi omnipresente agencia que lleva su apellido.

Lo que pueda pasar en los próximos meses es una incógnita, porque hay muchas piezas aún en juego. Pero las intenciones de Bloomberg quedaron claras cuando hace tres años su compañía se hizo con el control de la revista BusinessWeek. El grupo editor McGraw-Hill, el mismo que controla el índice y la agencia de calificación Standard & Poors, se la vendió por cinco millones de dólares a cambio de que asumiera la deuda.

Michael Bloomberg parece que vuelve ahora a la carga con un interés renovado por hacerse con el Financial Times, una maniobra que le metería en competencia directa con Rupert Murdoch, que con The Wall Street Journal y la agencia Dow Jones controla una combinación de medios muy parecida. Y puede representar una nueva amenaza adicional para el negocio de Thompson Reuters, que ahora se vende como una firma de información inteligente.

Los analistas de UBS valoran el Financial Times en unos 750 millones de dólares, cantidad que se eleva a 1.350 millones para el conjunto del FT Group. Además del diario de bandera de Pearson, Bloomberg estudia adquirir también un 50% de la prestigiosa revista británica The Economist. Pero no hay muchos más detalles de la eventual operación, más allá de la visita que hizo el alcalde en octubre a la sede del diario en Londres y sus comentarios.

Que a Bloomberg le gusta el salmón no es una sorpresa. Otra cosa muy distinta es si Pearson está dispuesto a soltar este activo y si el neoyorquino quiere, de verdad, invertir en el grupo. Marjorie Scardino, la consejera delegada de Pearson, ya dijo en el pasado que la cabecera no está en venta. Pero el 31 de diciembre deja su cargo y el ejecutivo al frente del diario financiero lo hará en abril de 2013, con lo que se abre una ventana de oportunidad para el actual alcalde de la Gran Manzana.

El multimillonario pone el ojo en el ‘Financial Times’ y en ‘The Economist’

Michael Bloomberg es sinónimo de poder y de dinero al contado. Bloomberg LP, que emergió de la nada en 1981, está a la cabeza del negocio global de la información financiera, según los analistas de Inside Market Data Reference. Se calcula que con sus terminales controla una tercera parte del mercado. El año pasado facturó 7.600 millones de dólares. Otro tercio del mercado lo controla su rival Thomson Reuters y el resto se lo reparten pequeñas firmas especializadas.

Antes de que el correo electrónico se hiciera de uso común entre la población, los usuarios de las terminales de Bloomberg ya contaban con un sistema de mensajería que permitía a los corredores bursátiles intercambiar información con sus clientes. Algo que ahora se ve tan simple es clave en un mundo que mueve al milisegundo y donde cada vez se prima más la profundidad del análisis.

Para hacerse una idea, los 315.000 abonados a Bloomberg Professional Services intercambian unos 200 millones de mensaje diarios. Son una comunidad en sí misma. A este volumen de datos se le suman los 5.000 artículos que distribuye a diario la agencia de noticias. Es decir, como dicen sus gestores, la clave del negocio está en gestionar esta masa de datos y en darle sentido.

Bloomberg creó su compañía con el cheque que recibió de Salomon Brothers cuando dejó la firma, uno de los grandes nombres en el mercado de bonos. Fueron 10 millones de dólares. Ahora la fortuna personal del rey de Nueva York se estima en 22.000 millones, según el ranking de la revista Forbes, lo que le coloca entre los 20 más ricos del mundo y el número 11 en EE UU.

Es, además, por su influencia en el mundo político, mediático y de la filantropía, el número 16 entre las figuras más poderosas. Cuando se hizo con la alcaldía hace 10 años, Michael Bloomberg cedió la gestión del conglomerado a Peter Grauer, que en julio del pasado año pasó a manos de Daniel Doctoroff. El empresario convertido a político controla el 85% del capital.

Thomson Reuters disputa su liderazgo en la información financiera

El grueso de los ingresos de Bloomberg LP le llega a través de esas terminales, dinero que a su vez le sirve para financiar su agencia de información. La compañía cuenta con 287.000 abonados en todo el mundo. Tiene oficinas en 146 países. En la división de prensa da empleo a 2.300 periodistas. En total, incluyendo datos y análisis, la plantilla se acerca a los 15.000 empleados.

El gran reto, como el de Thompson Reuters, es la creciente popularidad de los sistemas de información financiera basados en Internet. La compra de BusinessWeek se interpretó como una apuesta por invertir en noticias y así diversificar su fuente de ingresos. La revista de negocios cuenta en la actualidad con 4,7 millones de lectores en todo el mundo, según el grupo de medios.

La maniobra de Bloomberg podría forzar también a Reuters a mover ficha por el Financial Times, otra posibilidad que se viene barajando en medios británicos desde comienzos de año. En ambos casos, la maniobra no está exenta de riesgos porque son de sobra conocidas las dificultades financieras que tiene la prensa tradicional en la transición a la nueva realidad en Internet. Y está también por ver si las dos firmas necesitan realmente un diario.

“Alguien dijo que los únicos que compran periódicos estos días son multimillonarios con un ego muy grande”, comentó no hace mucho Michael Bloomberg. Es lo que está haciendo Warren Buffett, la tercera mayor fortuna del mundo. Y esa afirmación se ajusta como anillo al dedo en su caso, porque cuando adquirió BusinessWeek la revista estaba hundida en pérdidas.

Otros analistas piensan que sería más inteligente comprar un portal como la plataforma de contacto profesionales LinkedIn. Pero siguiendo el ejemplo de News Corporation, el FT podría encajar tanto en la estructura de Bloomberg LP como en la de Thomson Reuters. Además, las dos cuentan con los activos para hacer del diario un producto rentable y poderoso.