Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo una de las 426 cajas de ahorros alemanas será supervisada por el BCE

Entidades germanas con casi un billón de euros escapan del control europeo

En España, Draghi será el que vigile a casi la totalidad del sector financiero

El primer ministro británico, David Cameron; el primer ministro de Finlandia, Jyrki Tapani Katainen, el primer ministro croata, Zoran Milanovic; y la canciller Angela Merkel en la cumbre de Bruselas
El primer ministro británico, David Cameron; el primer ministro de Finlandia, Jyrki Tapani Katainen, el primer ministro croata, Zoran Milanovic; y la canciller Angela Merkel en la cumbre de Bruselas AP

La canciller alemana, Angela Merkel, tenía razones para estar contenta con el acuerdo para que el Banco Central Europeo se encargue de la supervisión de los bancos con más de 30.000 millones en activos. El listón deja fuera del control europeo a prácticamente todas las cajas de ahorros alemanas, cuya salud suscita enormes dudas y que agrupan cerca de un billón de euros en activos. Solo una de las 426 sparkassen alemanas superaba los 30.000 millones de euros en activos a cierre de 2011. Como contraste, en España, Mario Draghi será el encargado de la supervisión de la práctica totalidad del sector financiero.

Las ‘sparkasssen’ suman tanto como Santander, La Caixa y BBVA en España

El sistema financiero alemán consta de tres grandes grupos de entidades. Por un lado están los bancos privados, con Deutsche Bank y Commerzbank a la cabeza. Por otro, los bancos regionales o landesbanken, una especie de cajas de ahorros de tamaño mediano o grande, en las cuales se centró buena parte de la limpieza por parte del Gobierno alemán de la basura que contaminaba su sistema financiero. Las más importantes superan holgadamente el listón de los 30.000 millones, pero las que tenían problemas han sido saneadas en su mayor parte con cargo al contribuyente. En tercer lugar están las cajas de ahorros locales, las sparkassen, una larga lista de pequeñas entidades locales cuyo estado de salud es una gran incógnita, pero que suman un enorme volumen de activos. Ninguna de ellas se sometió a las pruebas de resistencia de la autoridad bancaria europea y casi todas quedarán fuera del alcance del supervisor único europeo.

Según las estadísticas más recientes publicadas por la Deutsche Sparkassen und Giroverband (DSGV), la patronal de las pequeñas cajas alemanas, con datos de cierre del año 2011 difundidos el pasado mes de agosto, había en Alemania un total de 426 sparkassen. De todas ellas, la única que superaba el listón de los 30.000 millones de euros era la Hamburger Sparkasse, de la ciudad de Hamburgo, con 39.467 millones de euros en activos, aunque también se situaba cerca de ese nivel la Sparkasse KölnBonn, de Colonia (29.616 millones) y algo más lejos, la Kreissparkasse Köln, de la misma ciudad (con 25.206 millones). A partir de ahí, ninguna entidad supera los 20.000 millones de euros en activos y solo otras ocho estaban por encima de los 10.000 millones. La más pequeña de todas es la Stadtsparkasse Bad Sachsa, de la localidad del mismo nombre, con 130 millones. Un centenar están por debajo de los 1.000 millones.

Con esos datos, solo una de las 426 sparkassen caería bajo la vigilancia europea. Dado su carácter local y el tamaño de la economía alemana, esas entidades tampoco cumplen las otras dos referencias que les harían caer bajo la lupa del BCE: la internacionalización o que sus activos superen el 20% del producto interior bruto del país.

El riesgo del conjunto

El problema es que cada una de las entidades por sí sola no supone un gran riesgo, pero en su conjunto suman cerca de un billón de euros, algo así como el equivalente a los activos en España de Santander, Caixabank y BBVA. Esas entidades suponen en torno al 20% de los activos locales de la banca alemana, según fuentes financieras.

En España quedan fuera de la lupa del BCE Caja Laboral y Banca March

Frente a esa situación, en España prácticamente la totalidad del sistema financiero quedará bajo el control del BCE. Son 16 las entidades que superan actualmente el listón de los 30.000 millones de euros en activos, incluidas las entidades nacionalizadas BFA-Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc. En el grupo está Ceiss (fruto de la unión de Caja España y Caja Duero) que negocia su absorción por Unicaja. Entre las entidades más significativas, apenas quedan fuera Caja3, que está en vías de ser comprada por Ibercaja, y Banco de Valencia, adjudicada a Caixabank. Los activos de ambas, por tanto, van camino de acabar integrados también en entidades supervisadas por el Banco Central Europeo.

También se libran un grupo de cajas rurales y bancos muy pequeños

Tras ellas, solo Caja Laboral (21.500 millones), Banca March (13.934 millones), las diminutas cajas de ahorros de Ontinyent (1.080 millones) y Pollença (363 millones) y otro puñado de bancos y cajas rurales de tamaño muy pequeño escapan de la supervisión de Draghi, apenas un 2% de los activos consolidados de la banca española.

En realidad, el sistema financiero español ya está intervenido y tutelado por las autoridades europeas como consecuencia de que el Gobierno pidió el rescate para recapitalizar las entidades con problemas.

Los grandes bancos regionales alemanes sí serán vigilados por el BCE

Aunque el BCE se apoyará en los supervisores locales para vigilar el sistema financiero, el hecho de tener responsabilidad directa sobre unas 200 entidades le obligará a contratar cientos de empleados —algunos hablan de un millar— para reforzar su tarea de vigilancia, según economistas y expertos consultados por Bloomberg. Ello supondrá una ampliación significativa de su plantilla actual de unos 1.600 empleados. Las tareas de política monetaria y las de supervisión tendrán que estar estrictamente separadas para evitar conflictos de interés.