Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEUDA PÚBLICA

Fedea sitúa el déficit de las comunidades medio punto sobre el objetivo con un 2%

Castilla-La Mancha, Cataluña y Murcia son las que peor van en lo que va de año

La meta comprometida ante Bruselas es de reducir el desfase presupuestario al 1,5% del PIB

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) calcula que las comunidades cerrarán el año con un déficit público mayor de lo esperado por Bruselas. Según este instituto de análisis, las autonomías acabará 2012 con un saldo negativo entre sus ingresos y gastos equivalente al 2% del PIB, medio punto por encima del 1,5% que el Gobierno se comprometió a cumplir ante la Comisión Europea.

Las comunidades que mejor lo están haciendo hasta la fecha son Navarra (registrará equilibrio presupuestario), Castilla y León (0%) y La Rioja (0,8%). Por el lado contrario, las que van más retrasadas en el calendario de la consolidación fiscal son Castilla-La Mancha (4% de déficit), Cataluña (3,5%),y Murcia (3,4%) y Extremadura (3,2%), según las estimaciones de Fedea para el cierre del año.

El centro de estudos destaca que las comunidades han realizado la mayor parte del ajuste reduciendo el gasto en inversiones donde casi no queda margen, según han explicado José Ignacio Conde-Ruiz y Juan Rubio-Ramírez responsables de Fedea. Consideran que el ajuste que tendrán que hacer los Gobiernos regionales el próximo año tendrá que centrarse en otro tipo de gasto como en Sanidad, Educación y gasto de personal. Los autores del informe creen que el sistema de financiación autonómico es defectuoso y no deja mucha capacidad fiscal a las comunidades. "No hay corresponsabilidad fiscal. Se les da casi toda la capacidad de gasto, pero apenas tienen capacidad tributaria", apunta Rubio-Ramírez.

Fedea ha realizado su estimación del déficit de las comunidades a partir de la ejecución presupuestaria de agosto publicada por el Ministerio de Hacienda. Los autores del estudio consideran que algunas autonomías como Castilla-La Mancha han ralentizado la contabilidad del gasto. De esta forma se explica que hayan podido reducir el gasto en bienes y servicios casi un 50% cuando la ejecución de la misma vaya muy retrasada.

Los expertos del centro de estudios opinan que pese al esfuerzo realizado este año --las autonomías han reducido el déficit del 3,3% al 2% en 2012-- el sacrificio que tendrán que hacer en 2013 será mayor, pues el límite de déficit fijado para el próximo ejercicio está en el 0,7%. Pero, precisan, entonces no contarán con las transferencias adicionales recibidas en 2012 por la liquidación del sistema de financiación de 2010 y ya no tendrán margen para recortar en el capítulo de inversiones.

Las comunidades fueron las culpables de buena parte de la desviación en los objetivos de déficit sufrida en 2011, ya que prácticamente duplicaron la meta prevista con un balance final del 3,3%. A ello contribuyó que las elecciones las disuadió de sacar la tijera con la contundencia necesaria para reducir el gasto mientras la crisis tiraba hacia abajo de los ingresos.

Este año, sin embargo, cuentan con que los recortes en sanidad y educación y la supresión de la paga extra a los funcionarios, medida que no es extensible a todas y que los representantes de este colectivo plantea recurrir a los tribunales, permita mantener la ejecución presupuestaria bajo control.