Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU crea más empleo pero sube el paro

En octubre se generan 171.000 empleos, una cifra que supera las previsiones de los analistas

Electores estadounidenses en un acto de la campaña de Barack Obama.
Electores estadounidenses en un acto de la campaña de Barack Obama.

La economía de Estados Unidos generó 171.000 empleos durante el mes de octubre, en otro signo de que se sigue avanzando por la senda de la recuperación aunque con lentitud. El dato mejora la previsión de los analistas y los 148.000 de septiembre, que fue revisado al alza. El paro, sin embargo, subió una décima y se coloca en el 7,9% porque más gente busca trabajo. Wall Street reaccionó con timidez al alza.

El indicador de empleo se publica a cuatro días de las elecciones presidenciales. La decisión de los electores ya está prácticamente hecha. Son solo unos pocos los que podrían estar esperando este indicador, buscando un argumento para justificar su voto. Es lo que pasó en 1992, cuando George Bush padre se presentó a la reelección con un muy buen dato de empleo en la mano pero eso no afectó al resultado de la elección, que ganó Bill Clinton.

El relevante fue el publicado hace un mes, que ahora queda en una creación de empleo mejor de los 114.000 que se anunciaron. También se revisó al alza el de agosto. La resonancia política en la recta final de la campaña, en cualquier caso, está garantizada y Obama evita un titular negativo. Pero lo importante es lo que dice el indicador sobre la fortaleza de la economía, el gran reto que tendrá por delante el inquilino de la Casa Blanca.

El efecto del huracán Sandy no aparece reflejado, porque la recopilación de los datos se hizo antes de que la tempestad golpeara la economía de la costa Este. El mercado esperaba la contratación de 125.000 personas, con lo que se mejora la estimación. Aún así, se necesitan crear 250.000 empleos para absorber el incremento de la población y conseguir que el paro baje de una forma creíble. El desempleo, entre tanto, afecta a 12,3 millones de personas, de las que cinco millones llevan más de seis meses sin ocupar un puesto de trabajo. El desempleo juvenil fue del 23,7%.

La recesión destruyó 8,7 millones de empleos entre febrero de 2008 y de 2010. De ellos, 4,3 millones se eliminaron con Obama. El demócrata se presenta a la reválida recuperando los destruidos en los primeros 13 meses de su presidencia. El paro bajó del 10%. Pero sería tres puntos más alto si la fuerza laboral no se hubiera contraído al nivel de hace tres décadas. En octubre subió dos décimas, al 63,8%, lo que explica el repunte del desempleo.

Al problema del paro de larga duración se le suman los empleados que se ven forzados por sus empresas a trabajar a tiempo parcial, que suman unos 8,3 millones. Se trata de individuos cuya jornada laboral -y sus sueldos- se recortó o que no encuentran un empleo a tiempo pleno, otro punto de vulnerabilidad de la economía. A estos hay que sumar 2,4 millones de personas que desisten a buscar un empleo en las condiciones actuales. Si se tienen en cuenta todos estos, junto al paro, la tasa de subempleo sería del 14,6%.

Barack Obama prometió durante la campaña de 2008 la creación de 12 millones de empleos si llegaba a la Casa Blanca, que cuatro años después no cumple por 7,7 millones. Y esa es la promesa que hace ahora su rival Mitt Romney. Pero con una tasa de crecimiento del 2%, es complicado que se puede generar empleo al ritmo necesario para reducir el paro de una manera sostenida y creíble. Por eso la Reserva Federal decidió la semana pasada mantener abierta la espita de los estímulos.