Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI ve ahora más riesgos en Portugal

El Fondo dice que “Hubo un gran principio, pero ahora se está en una fase más comprometida”

Los expertos creen que hay por todos lados signos de cansancio y fatiga frente a los ajustes”

Protestas contra la subida del IVA en Lisboa.
Protestas contra la subida del IVA en Lisboa. EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que los riesgos económicos crecen aún más en Portugal. En un informe hecho público el FMI este jueves traza una radiografía de la economía lusa desde que esta institución (junto a la UE y al BCE) accedieron a prestar al país 78.000 millones de euros para apartarlo de la bancarrota a cambio de una batería de medidas de ajuste. Los técnicos del Fondo Monetario Internacional aseguran que Portugal ha logrado algunas metas y que algunos indicadores son muchos más positivos que en abril de 2011, cuando el país tuvo que pedir el rescate, pero añade después que el camino hasta el final se ha llenado de minas. “Hubo un gran principio, pero ahora se atraviesa una fase más comprometida”, afirman los especialistas del Fondo Monetario Internacional.

Estos especialistas recuerdan que el desplome del consumo interior y la caída de ingresos del Estado como consecuencia del estancamiento de la economía pusieron en entredicho los objetivos fijados de déficit hace un año. De ahí que esos objetivos se modificaran en septiembre (del 5% se pasó al 4,5% para este año y del 4,5% se pasó al 3% para 2013) a fin de no estrangular del todo su economía.

Pero ahora, además, el consenso político y la paz social, que hace un año era alabada por la troika, se tambalean y crecen las manifestaciones de protesta en las calles. “Hay por todos lados signos de cansancio y fatiga frente a los ajustes”, advierte el FMI, con lo que será más difícil cada vez acometer políticas de ajustes. Esta institución recuerda que una de las causas de este descontento social es que el paro ha subido a niveles históricos en Portugal (actualmente se encuentra en el 16%) y que llegará en 2013 al 16,5%. Los técnicos urgen al Gobierno conservador de Passos Coelho a encontrar “políticas decididas” para aumentar la competitividad, el empleo y el crecimiento a fin de que Portugal no se enfrente a una recesión prolongada. También recomienda, entre otras medidas, que se recorte el tiempo del subsidio de desempleo, “muy complejo y uno de los más generosos de Europa, ya que en algunos casos se articula durante 26 meses”.

Entre los logros, el FMI resalta que Portugal ha acometido desde abril de 2011 un calendario “de reformas” encaminada a regenerar una economía “cuyos desajustes tenían más de dos décadas”. Recuerda que los bonos portugueses a corto plazo alcanzan ahora en el mercado unos intereses más bajos que cuando comenzó el rescate, señal de que su economía gana crédito ante los mercados. Y añade que posee un sistema financiero estable.

Pero añade que el año que viene la economía reculará un 1% (en 2012 el retroceso ha sido de un 3%) y que la deuda alcanzará su pico en 2014, con un 124% del PIB, lo que dejará muy poco margen de maniobra.

Y que el programa de Portugal y su posibilidad de dejar de ser una economía asistida y poder volver a los mercados en 2013, tal y como prevé el plan, depende “críticamente”, de la economía de la zona euro, a la que Portugal se encuentra atada atada irremisiblemente. Con todo, añade que el camino de salida de la crisis pasa sólo por el mantenimiento de reformas estructurales a largo plazo.