Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE debate una improbable rebaja de los tipos de interés

Reunión en Eslovenia con rescates como telón de fondo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi EFE

Europa entera está ya en recesión, pero la crisis va por barrios. El Banco Central Europeo (BCE) elige hoy uno de los barrios más castigados de la eurozona para su esperada reunión mensual. Eslovenia y su hermosa capital, Ljubiana, están sumidas en una grave crisis; el Gobierno esloveno flirtea desde hace meses con un rescate europeo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, tendrá que lidiar en esa ciudad con una cita espinosa, tras la arriesgada jugada del último consejo, en el que vinculó las compras ilimitadas de bonos (la llamada “opción nuclear” del Eurobanco, al amenazar con desplegar una fuerza abrumadora para espantar a los especuladores) con la petición de rescate de los países que lo necesiten.

Los analistas apuestan por una comparecencia ante los medios de perfil bajo: ningún país ha solicitado el rescate, a pesar de que España, Chipre y la citada Eslovenia están en las quinielas. Draghi ya hizo su apuesta en septiembre, lo que le ha granjeado no pocas críticas desde el ala más ortodoxa. No se esperan ni grandes alharacas verbales ni nuevas medidas extraordinarias, aunque siempre puede haber sorpresas. Y aun así, los inversores y los Gobiernos de la eurozona estarán más pendientes que nunca del tono de Draghi, auténtico juez de la crisis del euro.

La recesión internacional se acerca; la europea ya está ahí, e incluso China se desacelera. No hay un accidente a la vista como Lehman Brothers, pero cinco años después del inicio de la crisis los mercados están a un paso del alboroto, especialmente en Europa, donde quedan al menos cinco años más de graves dificultades. “Lo normal es que el BCE mantenga los tipos, aunque el deterioro de la economía sugiere que no es imposible una nueva rebaja, hasta el 0,5%”, según Lasse H. Nielsen, de Lehman Brothers. “Va a ser una reunión de trámite, a no ser que Draghi se haya asustado con los muy malos indicadores adelantados que se van dando a conocer”, explica el analista Juan Ignacio Crespo.