Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moderado optimismo en los mercados tras la auditoría bancaria

El Ibex cierra con un alza del 0,98% en 7.783,9 puntos

La prima de riesgo termina la jornada en 442 puntos básicos

Vista de la Bolsa de Madrid. Ampliar foto
Vista de la Bolsa de Madrid.

Los mercados inician octubre dejando atrás la inercia que los mantuvo a flote durante buena parte de septiembre, anclada en las expectativas creadas por el programa de compra de bonos que el pasado 6 de septiembre desveló el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

Hoy, los inversores han acogido con relativo optimismo el resultado de las pruebas de esfuerzo a la banca española coordinadas por la consultora Oliver Wyman, anunciado el pasado viernes, y despeja una de las muchas incertidumbres que aún pesan sobre la resolución de la crisis de la deuda europea.

La reacción de los inversores al anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado, que el pasado sábado se presentaron en el Congreso de los Diputados para su tramitación parlamentaria ha sido relativamente neutra.

El Ibex ha iniciado la sesión plano pero ha ido ampliando su avance hasta el 1,68%, hasta tocar un máximo en 7.838,5 puntos. Al final de la sesión se ha situado en 7.783,9 puntos, lo que supone un avance del 0,98%. Después de iniciar la sesión con su cotización suspendida, Banco Popular encabeza las pérdidas, tras anunciar ayer que realizará una ampliación de capital por importe de 2.500 millones de euros, con el fin de recapitalizarse y cubrir el defecto de recursos propios (3.223 millones de euros en el escenario más adverso) que el examen de Oliver Wyman revela que tendría en el peor de los escenarios estimados. El banco llegó a desplomarse al reanudarse la negociación un 13,5%, pero ha finalizado en 1,603 euros por acción, con un retroceso del 5,76%. Bankinter (-1,6%) y Dia (-1,05%) le siguen en pérdidas. ACS (+4,99%), Abengoa (+4,73%) y Acerinox (+4,15%) son los valores con mayores avances.

La prima de riesgo, exceso de rentabilidad que los inversores exigen al bono español a 10 años respecto a su equivalente alemán, ha reaccionado también favorablemente a los test de esfuerzo. Aunque ha escalado hasta 455 puntos básicos en la apertura (4,55 puntos porcentuales), se relajaba a 442 al cierre.

Esa renovada confianza en la banca española se ha reflejado también en las Bolsas europeas, que también se han animado tras conocerse que la actividad manufacturera en la zona euro se contrajo en septiembre menos de lo estimado inicialmente, según el indicador de gestores de compras PMI que elabora la firma de análisis económico Markits Economics. Al final de la sesión Londres ha ganado un 1,37%, París avanzó un 2,39%, Fráncfort un 1,53% y Milán un 2,83%.

La apertura de Wall Street ha consolidado la tendencia alcista, tras saberse que la activiada manufacturera aumentó inesperadamente en septiembre, según el índice de gestores de compras que elabora el Institute for Supply Mangement (ISM), lo que significa que la industria de la primera economía del mundo se estabiliza después de tres meses de contracción.

La auditoria de la banca española coordinada por Oliver Wyman revela unas necesidades de capital de 53.745 millones de euros, incluidos los efectos fiscales. Según el Gobierno, sin embargo, será solo necesario utilizar 40.000 millones de euros de los 100.000 millones comprometidos por los socios europeos a finales del pasado junio. En noviembre se hará efectiva la primera entrega de ese rescate a la banca, una vez se conozcan los planes de las entidades para recuperar los niveles de recursos propios exigidos.

Por la mañana, los inversores europeos supieron que persiste la debilidad en el Lejano Oriente. El índice de gestores de compras PMI que elaboran organismos oficiales chinos se situó en 49,8 en septiembre, con lo que se mantiene por debajo de 50 (nivel que marca la frontera entre la expansión y la contracción) por segundo mes consecutivo, algo que no sucedía desde 2009. Los analistas esperan nuevas medidas de impulso con el fin de evitar que la primera economía asiática crezca menos del 7,5%, objetivo oficial marcado para este año y que, con todo, sería el avance más lento desde la década de los noventa. En Japón, la confianza en el sector industrial cayó en el pasado trimestre y las exportaciones de Corea del Sur cayeron por tercer mes consecutivo.

Más información