Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acciona logra el mayor contrato obtenido por una empresa española en Marruecos

La compañía construirá una gran planta termosolar en el sureste del país

La inversión superará los 700 millones de euros

Una planta solar de Acciona en Portugal.
Una planta solar de Acciona en Portugal. BLOOMBERG

La empresa Acciona, en asociación con la saudí Acwa Power, ha logrado el mayor contrato jamás obtenido por una compañía española en Marruecos: la construcción de una planta de energía termosolar de 160 megawatios (MW) en la provincia de Ouarzazate por un importe que rebasa los 700 millones de euros.

La agencia marroquí de energía solar (Masen), hizo hoy este anuncio, tan solo nueve días antes de que se celebre en Rabat la primera cumbre bilateral entre los gobiernos español y marroquí desde que el Partido Popular llegó al poder en España.

Acciona y sus socios saudí y españoles (las ingenierías Aries IS y TSK EE) erigirán la primera fase de un primer proyecto solar de 500 MW que las autoridades marroquíes han decidido instalar, de aquí a 2015, en el sureste del país, allí donde empieza el desierto. En esa zona el número de horas de sol supera las 3.000 anuales, 500 más que en el sur de España.

La instalación de Ouarzazate funcionará con una tecnología solar térmica innovadora similar a la de la planta de Gemasolar (Sevilla) aunque la potencia de la marroquí multiplicará por ocho a la de la sevillana.

La financiación de esta primera etapa correrá fundamentalmente a cargo del Banco Mundial, del Banco Africano de Desarrollo, del Fondo para una Tecnología Limpia, de la cooperación francesa y de la Comisión Europea. No contará con ninguna participación española. Su adjudicación debía de haber sido anunciada por la Masen antes del verano, pero algunos ajustes en la financiación retrasaron la decisión.

Cerca de 20 empresas o consorcios se presentaron al concurso público y cuatro fueron seleccionados a finales de año, entre ellos otro español encabezado por Abengoa Solar y su filial de ingeniería Abeinsa asociados con la compañía emiratí Abu Dhabi NEC y la japonesa Mitsui. Los otros dos grandes rivales fueron la italiana Enel, en colaboración con la constructora ACS, y la egipcia Orascom en asociación con la alemana Solar Millennium que quebró a finales de 2011 y quedó así descartada.

La adjudicación de la primera fase del plan solar a un consorcio liderado por una empresa española atenúa el mal sabor de boca que produjo a los grandes empresarios españoles la atribución a dedo, a empresas francesas, de la construcción del tren de alta velocidad marroquí, que enlazará Tánger con Casablanca, cuyos trabajos inauguraron hace un año el Mohamed VI y el entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. Algunas compañías francesas como Alsthom y SNCF han subcontratado, sin embargo, con empresas ferroviarias españolas.

El ambicioso plan solar marroquí, lanzado en 2009, prevé producir en total, de aquí a 2020, nada menos que 2.000 MW para lo que se requiere una financiación de 6.970 millones de euros. Además de Ouarzazate los lugares elegidos para erigir plantas son Ain Beni Mathar, Sabkha Tah, Foum el Oued y Bujador, estos dos últimos en el antiguo Sáhara español.