Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moody’s amenaza con quitar la matrícula de honor a la solvencia de Estados Unidos

La agencia advierte de que recortará la AAA si los políticos no llegan a un pacto fiscal

Berlín advierte de que hay “mucha incertidumbre” sobre la primera potencia

El presidente Barack Obama, durante un acto de campaña.
El presidente Barack Obama, durante un acto de campaña. EFE

A la espera de que Europa avance en la solución de la grave crisis que atraviesa, las miradas sobre Estados Unidos y los problemas presupuestarios que arrastra la primera potencia mundial aumentan. Este martes, el Gobierno de Alemania y la agencia de calificación Moody’s han sido los dos últimos actores de la escena económica internacional en apuntar con el dedo hacia Washington por un tema que, de hecho, está acaparando la campaña electoral a la Casa Blanca junto al problema del paro.

A menos de dos meses de las presidenciales, Moody´s también juega sus cartas y amenaza con rebajar la nota de solvencia de la deuda soberana estadoudinense. Esta agencia mantiene la calificación del país en Aaa –que es la máxima nota posible-, pero prevé devaluarla a Aa1 si no se no llega a un acuerdo presupuestario en Washington, ya que esto permitiría estabilizar la escalada de la deuda. Standard & Poor´s ya sacó la tijera en agosto del pasado año por motivos similares, lo que la convirtió en la primera y única hasta la fecha de las tres sociedades que dominan el mercado de la medición de riesgos en quitar a EE UU la matrícula de honor de la deuda.

En el horizonte a corto plazo está el conocido como “abismo fiscal”. Si el Congreso y la Casa Blanca no llegan a un acuerdo para elevar el techo de deuda, entrarán en vigor una serie de alzas de impuestos y de recortes de gasto que pondrán a su economía en un serio aprieto. Moody´s, que ya lanzó un aviso similar en 2011, dice que la negociación presupuestaria determinará si mantiene o no la máxima nota de solvencia.

De momento, la agencia mantiene la perspectiva negativa a la nota crediticia de EE UU. “Si la negociación conduce a políticas específicas que produzcan una estabilización y una tendencia a la baja de la deuda respecto al PIB en el medio plazo, la calificación se mantendrá y la perspectiva volverá a estable”, señala, “pero si fracasan, el rating se rebajará probablemente a Aa1”.

También deja claro que no va a esperar mucho más, y que el recorte podría llegar antes de concluya el ejercicio fiscal 2013 a final de septiembre del año próximo. Moody´s parece asumir que el Congreso y la Administración de Barack Obama llegarán a un acuerdo para elevar el techo de la deuda, pero considera “difícil de predecir” cuándo se logrará un pacto sobre el parque fiscal.

Desde Berlín, el ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, ha declarado en una intervención ante el Parlamento que, con vistas a las elecciones de noviembre, “hay una gran incertidumbre sobre cuál será la decisión que tomen los políticos estadounidenses para lidiar con la deuda pública, que está en niveles muy altos”. “Tenemos que recordar lo que este hecho ha llegado a agobiar a la economía internacional”, ha añadido.