Eslovenia, ¿la próxima ficha en el dominó del euro?

El país está al borde de convertirse en el sexto país de la UE que solicita el rescate El agujero de la banca y la recesión amenazan su economía

Peatones caminan por una calle comercial de Liubliana.
Peatones caminan por una calle comercial de Liubliana.BLOOMBERG

A la espera de que España solicite el que sería su segundo rescate en meses y después de que Chipre se uniera el pasado julio a la lista en la que ya estaban Grecia, Irlanda y Portugal, aún quedan candidatos para reclamar ayuda a los socios europeos. El próximo podría ser Eslovenia. La antigua república yugoslava representa tan solo un 0,4% de la economía de la Eurozona, por lo que un programa de asistencia, que podría rondar los 1.000 millones de euros, no supondría por sí mismo un gran problema. Pero sí contribuye a aumentar el pesimismo en un continente en el que se agolpan las malas noticias en torno al futuro de la moneda única.

La recesión eslovena se agrava. El pasado viernes se hizo público que el producto interior bruto (PIB) cayó durante el segundo trimestre un 3,2% respecto al mismo periodo del año anterior, con un importante descenso de las inversiones y del consumo doméstico. El desplome sorprendió a los analistas por su magnitud. Las exportaciones, base de la economía del país, también retrocedieron. “Hay cada vez más síntomas de que el rescate es inevitable”, asegura Mojmir Mrak, profesor de Finanzas Internacionales en la Facultad de Económicas de Liubliana.

El primer ministro, Janez Jansa, que el pasado mes de junio dijo que el país corría el riesgo de caer en un “escenario a la griega”, ha asegurado que el Gobierno está haciendo todo lo necesario para encontrar una solución y evitar la humillación de pedir ayuda externa.

Pero los intereses de la deuda a diez años se han disparado hasta el 7%, en una historia que recuerda mucho a lo acontecido en Atenas, Dublín o Lisboa. El viernes los tipos de esta deuda se situaron en el 6,9%, nivel similar al de la española.

Créditos fallidos

Como en el caso de la economía irlandesa —y hasta cierto punto la española—, el desencadenante de la crisis hay que buscarlo en el sector financiero. Los tres grandes bancos, en los que el Estado tiene la mayoría o una gran parte del capital, han visto cómo aumentaba la proporción de créditos fallidos a medida que la crisis se hacía más y más grande.

La explosión de burbuja inmobiliaria hundió el PIB un 8% durante 2009. El Gobierno se ha visto obligado a inyectar 380 millones de euros en Nova Ljubljanska Banka, la mayor entidad financiera del país de Europa central, lo que equivale al 1% del PIB de Eslovenia.

Siguiendo el patrón ya conocido en los socios que han pedido ayuda a Europa, el agujero bancario contagió al poco tiempo las finanzas públicas. La deuda pública, que en 2007 aún registraba un envidiable 30% sobre el producto interior bruto, se ha disparado en muy poco tiempo, hasta alcanzar el 50% actual. Aunque aún está a una distancia estratosférica de países como Grecia o Italia, su evolución es preocupante.

La tasa de paro, aunque ha aumentado en los últimos años, aún está por debajo de la media europea. En julio, la tasa de desempleo se mantuvo estable en el 8,1% de la población activa, según los datos de Eurostat, la oficina estadística comunitaria.

Recortes

El Gobierno ha querido cortar la hemorragia con la adopción de un paquete de medidas que han acabado pagando los dos millones de habitantes de este país algo más pequeño que la Comunidad Valenciana. Entre otras decisiones, se ha rebajado el sueldo de los funcionarios y se han recortado servicios sociales. Con estos ajustes, la coalición de centro-derecha que gobierna el país pretende ahorrar unos 800 millones de euros después de que el déficit se disparará el año pasado hasta el 6,4% del PIB.

“Las decisiones aprobadas en mayo van en la buena dirección. Pero no hay duda de que harán falta nuevas medidas para el Presupuesto de 2013. El Gobierno deberá reducir gastos, para lo que tendrá que echar a funcionarios o bajarles más los sueldos. También tiene margen de maniobra para aumentar los ingresos subiendo el IVA o los impuestos sobre la propiedad”, sostiene el profesor de la Universidad de Liubliana.

Además, está previsto que el Ejecutivo de Jansa presente en las próximas semanas una nueva reforma de las pensiones y del mercado laboral.

Eslovenia fue el primer país del otro lado del telón de acero que entró en la unión monetaria, en 2007. Tan solo cinco años después de que el euro sustituyera al tólar, está en una situación límite. La amenaza de una segunda recesión que sobrevuela Europa es la peor noticia que podía recibir un país pequeño y muy dependiente del sector exportador, centrado sobre todo en Alemania, Austria, Italia y Francia. La suerte de los eslovenos está ligada a la del resto del continente.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50