Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La proximidad del rescate bancario relaja la prima hasta 508 puntos al cierre

El tipo del bono a 10 años cede hasta el 6,4%. El Ibex cierre con un retroceso del 0,37%, hasta 7.306 puntos

La cada vez más cercana ejecución del rescate que Europa ha comprometido para sanear el sistema financiero español ha aliviado por la tarde la presión en el mercado de deuda soberana. Al inicio de la jornada, las dudas de los inversores sobre la solvencia de España se acentuaban después de que, ayer, Cataluña, la comunidad más endeudada, reconociera que necesita 5.023 millones de euros del fondo de liquidez que el Gobierno central ha dotado con 18.000 millones de euros para atender las necesidades de las autonomías en apuros. La Comunidad Valencia y Murcia ya han declarado su intención de solicitar 3.000 y 300 millones, respectivamente. De momento, no hay una fecha oficial para la entrada en vigor de dicho fondo.

La prima de riesgo, exceso de rendimiento que en el mercado secundario se exige a los bonos españoles a 10 años respecto a los equivalentes alemanes (que se considera inversión sin riesgo) ha vuelto a superar en la apertura los 520 puntos básicos (5,2 puntos porcentuales que hay que sumar al tipo del bono alemán a ese plazo), tras cerrar ayer en 513, y ha marcado un máximo de 524 puntos. Esta medida del riesgo soberano, la proximidad a una suspensión de pagos percibida por los inversores, interrumpió el pasado 20 de agosto el descenso que mantenía desde principios de mes. Hoy, el tipo del bono a 10 años ha llegado hasta el 6,558% en la apertura, tras cerrar ayer en el 6,478%. Al final de la jornada, la prima se situaba en 508 puntos y el tipo en el 6,463%.

El diferencial italiano ha escalado hasta 456 puntos, antes de la subasta de letras a seis meses, en la que el Tesoro italiano ha colocado 9.000 millones de euros a un interés marginal del 1,591%, menor que el 2,469% obtenido en la anterior subasta. La emisión se ha celebrado el día en el que el primer ministro italiano, Mario Monti, se ha reunido con la canciller alemana, Angela Merkel en Berlín.

La mandataria alemana ha aplaudido los ajustes emprendidos por el Gobierno italiano. Tras calificar las reformas de "impresionantes", ha expresado su convicción en que los frutos de las mismas "van a llegar" y ha citado como ejemplo la rebaja de la rentabilidad de las letras en la emisión de hoy. La prima de riesgo italiana cedía al final de la jornada hasta 438 puntos.

La Bolsa ha mantenido durante toda la jornada moderadas pérdidas. El Ibex se ha anotado una ligera alza en la apertura que muy pronto se tornaba retroceso y, al cierre de la sesión, se ha colocado en en 7.306 puntos, con una caída del 0,37%. Bankia (16,15%) es el valor que mayores ganancias se ha anotado, ante la cercanía del primer tramo del rescate bancario, 30.000 millones de euros de los 100.000 comprometidos por Europa, que irán a parar, en buena parte, a la entidad. Le siguen Sabadell (+2,38%) y Amadeus (+2,12%). Gamesa (-2,33%), ArcelorMittal (-2,02%) y Mediaset (-1,94%) encabezan las pérdidas. Fuera del Ibex, otra entidad intervenida que se beneficiará de ese primer plazo de la ayuda europea, Banco de Valencia, ha registrado hoy un alza del 22,86%.

Las principales plazas europeas han recortado las pérdidas que mantenían durante la mañana tras conocer la revisión del dato de crecimiento del PIB estadounidense, que en el segundo trimestre se situó en el 1,7%, frente al 1,5% estimado inicialmente por el Departamento de Comercio. En los tres primeros meses del año, la primera economía del mundo creció un 2%. Londres ha retrocedido un 0,56%, París un 0,51% y Milán un 0,33%. Fráncfort ha logrado avanzar un 0,11%.

La indecisión de los mercados de renta variable se explica también por la expectativa creada ante la reunión anual de banqueros centrales de todo el mundo que tendrá lugar el próximo fin de semana en Jackson Hole (localidad estadounidense situada en el estado de Wyoming). El viernes está prevista la intervención del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y su discurso se analizará en busca de pistas sobre próximos estímulos monetarios. Todos los analistas esperan un nuevo programa de compras de deuda (quantitative easing, o expansión cuantitativa), que sería el tercero que se pone en marcha en Estados Unidos desde 2008.

Las compras de títulos de deuda son la herramienta que usan los bancos centrales cuando los tipos de referencia son tan bajos que no dejan margen para inyectar liquidez en el sistema financiero (las adquisiciones liberan recursos que, teóricamente, las entidades pueden destinar a la concesión de créditos a empresas y familias y, por tanto, estimular la actividad). El tipo de los fondos federales permanece entre el 0% y el 0,25% desde diciembre de 2008.

La ralentización de la actividad en China también hace prever una nueva inyección de liquidez por parte del banco central de la segunda economía del mundo. El crecimiento de las ventas minoristas en julio fue inferior a lo esperado, las exportaciones prácticamente se estancaron el mismo mes y el beneficio de las empresas industriales registró su mayor caída del año.

Más información