Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Standard Chartered se desploma en Bolsa tras ser acusado de trabajar para Irán

El regulador calcula que realizó transacciones para Teherán por 250.000 millones de dólares

Le amenaza con retirarle la licencia para seguir operando en Estados Unidos

Una mujer, en las escaleras de la sede del banco en Hong Kong.
Una mujer, en las escaleras de la sede del banco en Hong Kong. REUTERS

Nuevo golpe a la imagen de la banca británica. Standard Chartered vio perder este martes una quinta parte de su capitalización bursátil un día después de que las autoridades financieras de EE UU acusaran a la entidad de la City de realizar decenas de miles de transacciones ilícitas con bancos iraníes por 250.000 millones de dólares (200.000 millones de euros). El banco rechazó las acusaciones.

Las alegaciones de Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York salen a la luz cuando sigue coleando el escándalo de la manipulación del tipo de interés interbancario (líbor), protagonizado por Barclays y que forzó la dimisión de su consejero delegado. Acusaciones que el regulador acompaña con la amenaza de retirar la licencia que le permite operar en EE UU.

En concreto, la autoridad financiera neoyorquina señala que Standard Chartered ocultó unas 60.000 transacciones con Teherán que le aportaron “cientos de millones” en beneficios vía comisiones. De esta manera, explica, el banco pretendía esquivar las restricciones que se aplican al país para evitar que a Irán le lleguen fondos para alimentar su programa nuclear.

No es el único banco británico sobre el que los reguladores en Estados Unidos ponen la lupa por sus relaciones y artimañas con países sujetos al régimen de sanciones. También fueron acusados por motivos similares Barclays y Lloyd’s, a los que se suman Credit Suisse y recientemente ING. Se está investigando además a HSBC.

Standard Chartered considera que los hechos expuestos por los supervisores estadounidenses se han exagerado y no ofrecen una “imagen completa y precisa”. Además, los directivos aseguran que cumplen la legislación.