Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma energética se atasca en el debate entre Soria y Montoro

Las opciones que baraja el Ejecutivo pasan por aprobar nuevos impuestos o reducir primas

Lo último acerca de la reforma energética: Industria baraja fórmulas para desatascar el debate surgido con el Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro por los planes para aprobar nuevos impuestos y tasas tanto al régimen ordinario como a las empresas de energías renovables. Es la tesis que circula entre los sectores más afectados por los planes del Gobierno y es lo que se desprende de las declaraciones realizadas ayer por el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Esas fórmulas pondrían el acento, una vez más, en las primas que cobran las energías renovables —paralizadas por decreto a principios de año para nuevas instalaciones— y tratarían de evitar, a toda costa, el aumento del déficit de tarifa eléctrico que supera los 24.000 millones de euros.

La aprobación de la reforma está pendiente, aseguró Soria, del debate abierto sobre si es más conveniente “ir a la vía impositiva” o “a la vía de un recorte de primas” a las energías renovables, aseguró en declaraciones a la cadena de televisión Cuatro.

Nuevo elemento

Según el ministro, en el debate de la reforma habría entrado un elemento nuevo y es una sentencia del Tribunal Supremo del 26 de junio que avala los recortes a las primas a las renovables efectuados en 2010 por el anterior Gobierno socialista. “Hay un debate respecto a si es más conveniente ir a la vía impositiva o es más conveniente ir a la vía de un recorte de primas. Puede ser cualquiera de las dos formas”, añadió.

Soria explicó también que, cuando se ejecuten entre 2012 y 2020 aquellos proyectos renovables con prima concedida a lo largo de los últimos años, “va a comportar un nivel global de primas de 70.000 millones de euros”. “Esos sistemas no los pueden asumir ni las compañías eléctricas en su balance, ni los consumidores en nuestra tarifa, ni la Administración en su cuenta presupuestaria”, concluyó.

El plan de Industria, discutido por Montoro, contempla un impuesto general del 4% para todas las tecnologías del régimen ordinario (nuclear, hidráulica y ciclos combinados a gas). En renovables destaca el tipo que se aplicaría a la energía eólica (11%) y a la fotovoltaica (19%). Además del impuesto general, las nucleares y las hidroeléctricas tendrían una tasa adicional.