Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento alemán aprueba el rescate de la banca española

El ministro de Finanzas alemán asegura que las entidades que no sean viables serán liquidadas

El ministro Schäuble afirma que los bancos españoles no viables deberán ser liquidados

Insiste en que será el Estado quien responda del crédito de hasta 100.000 millones

La Cámara baja del Parlamento federal (Bundestag) aprobó este jueves la participación de Alemania en el rescate bancario español con una mayoría holgada, gracias al apoyo de la oposición de centro-izquierda. Tras un debate parlamentario que comenzó con la petición de apoyo por parte del ministro alemán de Hacienda, Wolgang Schäuble, 473 diputados votaron a favor de que España perciba hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar sus bancos con problemas de solvencia.

El único partido que recomendó el voto en contra fue La Izquierda (Die Linke), cuya dirigente Sahra Wagenknecht acusó a la democristiana Angela Merkel (CDU) de “enterrar el dinero del contribuyente en el agujero negro de los mercados financieros”. En total, 97 diputados rechazaron la medida y 13 se abstuvieron. La votación se llevó a cabo en una sesión parlamentaria extraordinaria que obligó a muchos diputados a interrumpir sus vacaciones veraniegas.

El ministro Schäuble dijo ante la Cámara que, una vez en marcha el rescate, “tendrán que ser liquidados los bancos españoles que no sean capaces de sobrevivir”. Según expresó en el discurso, esta sería una de las medidas negociadas con el Gobierno español en el memorándum que regula las condiciones del rescate. Aseguró, además, que España va “por el buen camino” gracias a sus “correctas y necesarias” reformas estructurales. Para que estos “esfuerzos” lleguen a buen puerto, “España debe resolver el problema de parte de su sistema bancario”. Ha dicho confiar en que “puede lograrlo de una vez por todas”.

Pero Schäuble fue muy claro al delimitar las responsabilidades económicas del astronómico crédito: “España hace la solicitud, España percibe el dinero para sus bancos y España responde de él”. El ministro descarta así las propuestas del jefe del futuro fondo de estabilidad permanente ESM, Klaus Regling y del comisario de Asuntos Monetarios Olli Rehn. Lo mismo que el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, estos quieren que las ayudas a los bancos sean avaladas por los fondos de estabilidad y así por el conjunto de la eurozona.

Alemania aporta casi el 30% de las garantías para el fondo de estabilidad provisional EFSF, de donde saldrá el dinero para el rescate bancario español. Para empezar pondrán sobre la mesa un tramo de ayudas “de emergencia” de 30.000 millones de euros este mismo mes.

Pese a la dureza del jefe de las finanzas públicas alemanas, la canciller Merkel no logró el apoyo unánime de los diputados de centro-derecha; 13 parlamentarios democristianos (CDU / CSU) y 9 del partido liberal FDP rechazaron conceder las ayudas a España. Otro se abstuvo y seis más no asistieron a la votación.

A pesar de estas deserciones, la coalición de Merkel obtuvo una mayoría propia que habría hecho innecesario el apoyo del socialdemócrata SPD y de Los Verdes. No logró Merkel la llamada “mayoría del canciller”, la mayoría absoluta en la Cámara solo con el apoyo de las propias formaciones. Con la actual composición del Bundestag, Merkel habría requerido 311 votos favorables de los partidos de su coalición (CDU / CSU y FDP). Los analistas alemanes conceden un considerable valor simbólico a esta “mayoría del canciller”, pero Merkel sigue siendo la líder política más valorada de Alemania, pese a que ya la había perdido en dos importantes votaciones previas sobre los rescates europeos.

"Por responsabilidad europea"

El jefe de la oposición socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier (SPD), recomendó votar a favor de las ayudas “por responsabilidad europea” y por coherencia con su apoyo a la creación de los fondos de rescate. Sin embargo, le advirtió a la canciller de que “si todavía está en el Gobierno es porque ni el SPD ni Los Verdes actúan con tácticas de partido”. El alemán es “uno de los pocos Parlamentos europeos que no se ha desgarrado por la crisis”. El SPD acusa al Gobierno de haber engatusado a sus votantes con “el cuento de que los sureños son unos irresponsables pero los alemanes son formalitos”, una versión de la crisis de la deuda “que ya nadie se cree”. De modo que la advertencia fue doble: “La crisis ya ha llegado a la primera economía de Europa”, pero el Gobierno no contará indefinidamente con el apoyo de la oposición. “Esto no puede seguir así”.

Los Verdes también recomendaron a los suyos que votaran a favor del rescate, pero uno de sus miembros más célebres, el diputado berlinés Hans-Christian Ströbele, explicó que votaría en contra porque, aunque quiere “ayudar a España, el rescate obliga a una austeridad antisocial”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >