IMPACTO DEL IVA EN EL TURISMO

“El Gobierno cuestiona la capacidad de empuje de la locomotora de la economía”

El sector turístico rechaza frontalmente una subida que repercutirá en sus beneficios España pierde competitividad respecto a los países del entorno directo

Un grupo de turistas en el parque Güell de Barcelona.
Un grupo de turistas en el parque Güell de Barcelona.SALVADOR FENOLL

“Somos la locomotora de la recuperación económica y el Gobierno no puede cuestionar nuestra capacidad de empuje”. José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur, expresa con sus palabras el rechazo de toda la actividad turística a la subida del IVA. Aunque han esquivado un incremento de 13 puntos —pasan del 8% al 10% del tipo reducido y no al 21% del tipo general—, las patronales del sector se oponen a una medida que creen que repercutirá en sus beneficios y provocará más desempleo. De nada han servido sus peticiones ni las de algunos políticos, como el presidente de Baleares, José Ramón Bauzá.

Las estimaciones de Exceltur muestran una caída pronunciada de los resultados. La asociación estimaba que el retroceso del PIB turístico (supone el 10,2% del PIB nacional) sería en 2012 del 0,6% antes de la subida anunciada la semana pasada por el Gobierno, pero las nuevas previsiones ya apuntan a que el descenso alcanzará el 1,5%. El vuelco es total respecto al año pasado, cuando había experimentado un crecimiento del 2,6%.

La demanda nacional se reducirá, no solo por esta subida, sino por el conjunto de recortes que influyen de forma decisiva en la capacidad adquisitiva de las familias. Todo ello vendrá acompañado por la llegada de menos turistas extranjeros. El IVA hotelero, por ejemplo, es mayor que en el resto de países del entorno directo. En Portugal, Grecia o Irlanda, cuyas economías han sido rescatadas, la tasa se sitúa en el 6%, el 6,5% y el 9%, respectivamente. Otros como Turquía (8%), Francia (7%) o Malta (7%) mantienen también el tipo más bajo. “El aumento de los precios es un arancel y nos pone en inferioridad con respecto al resto de países”, indica el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, Juan Molas. Se espera que la demanda dé un giro radical respecto a 2011, cuando subió el 7,6%, según el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, por las revueltas sociales en Oriente Medio y el norte de África.

La demanda nacional se reducirá ya que el conjunto de recortes influye en la capacidad adquisitiva de las familias

La caída conllevará más paro e incluso la quiebra de negocios. “Hay muchos bares pequeños que no pueden trabajar con menos personal, por lo que tendrán que cerrar”, explica el secretario general de la Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego. Los hosteleros esperan que las pérdidas asciendan a 2.400 millones de euros y que la facturación siga en caída libre tras 48 meses de retroceso (tan solo repuntaron un escuálido 1% en agosto del año pasado, cuando se celebraron las Jornadas Mundiales de la Juventud). Este subsector echa en falta, además, un plan de choque contra la competencia desleal. Gallego denuncia que “la venta callejera ilegal va en aumento y no se proponen soluciones”.

Muchos bares pequeños que no pueden prescindir de personal, tendrán que cerrar Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería

La subida del IVA entrará en vigor el próximo 1 de septiembre, aunque la prórroga no satisface al sector. “La temporada no acaba en agosto y hay paquetes que ya están pagados para este año; los hoteles van a asumir el ajuste de los precios, lo que supone un daño irreparable para las cuentas”, señala Molas. Además, la subida viene acompañada de más novedades, como el incremento de las tasas aeroportuarias desde el pasado 1 de julio. “Encarecemos de manera notable los productos turísticos, que son muy sensibles al precio”, afirma Zoreda, que estima que hasta 2.800.000 turistas extranjeros podrían prescindir de España en sus planes.

El incremento del impuesto se contrapone al Plan Integral de Turismo que el Gobierno aprobó a finales del mes pasado. “No deja de ser una contradicción que se plantee un sector como prioridad de estado y después se recorten sus beneficios”, plantea Zoreda, que cree que el Ejecutivo no es “consecuente con la actividad turística que pretende estimular”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS